jueves, 31 de diciembre de 2009

Un mal final de año para Obama y un peligroso 2010 para We The People y el resto del mundo

Muchos nos han acusado de no ser patrióticos por desear que Barack Hussein Obama fracase como Presidente de los Estados Unidos. Pues bien, sean bienvenidas esas acusaciones, nos honran, porque si Obama falla, los Estados Unidos y nuestro sistema democrático triunfan. Tan sencillo como eso. Aquellos que confunden al país con el Presidente nos recuerdan a los que en Cuba identificaron, y todavía identifican, a la Patria con el Dictador.

Este, como las evidencias lo indican sobradamente, no será un Feliz Fin de Año para Obama por varias razones:

En las encuestas de Rasmussen Report, desde que el mafioso líder de la mayoría en el Senado “Dirty” Harry Reid organizara el voto del día de Nochebuena para aprobar su versión del ObamaCare, las noticias para él y su Capo Obama han sido verdaderamente malas. Así, los votantes seguros en el 2010 se oponen a la monstruosidad del ObamaCare, fraguada en la oscuridad de la noche, como operan los ladrones, y se oponen al mismo con un margen de 18 puntos, 58% contra el 39 de los que lo aprueban, margen éste que, cosas que tiene la historia, es el mismo con el que Ronald Reagan derrotó a Walter Mondale en 1980. Y quienes se oponen fuertemente al ObamaCare entre los votantes suman el 46% contra sólo el 24 que lo apoya fuertemente. Otra mala, pero muy mala noticia para Obama y los Demócratas en este Fin de Año es que los votantes de la Tercera Edad se oponen al ObamaCare en un margen de 2 a1: 63% contra el 31. Y la que consideramos como la peor de todas las noticias para el Tartufo de la Casa Blanca y sus secuaces: entre los votantes Independientes el 66% se opone, mientras el 28 lo apoya. La Casa Blanca y los Demócratas dicen que esta encuesta está manipulada, pues bien, CNN hizo una igual y el resultado es que los norteamericanos nos oponemos al ObamaCare por un margen similar: el 56% en contra y el 42 a favor.

A la luz de estas cifras y de las dificultades que ya comienzan a manifestarse para que puedan consolidar las dos versiones del ObamaCare, Senado y Cámara, hechas a la medida de cada uno de esos órganos legislativos para que fueran aprobadas, sobornos y compras de votos incluidos, cualquiera que piense que la aprobación o la subsecuente puesta en práctica del Horror Legislativo resulta inevitable, como dice un colega, “olvida que el libro de Tocqueville no se llamaba Monarchy in America.

Por otro lado cada vez se escuchan más voces en el campo demócrata para aparcar la propuesta Ley Cap & Trade, la otra perla de la Corona Obámica, lo cual también es una mala, pero malísima noticia para Obama y sus planes de convertir América en un país socialista.

Luego está el fiasco de la Seguridad Nacional versión Obama, sufrido el día de Navidad con el terrorista Nigeriano de Al Qaeda, en el que ya han tenido que apelar a su mantra cotidiano de culpar a Bush de cualquier cosa que salga mal. Lo cual sería risible si no fuera tan trágico: “En general, estamos sufriendo las consecuencias de los fallos de la administración Bush al enfrentar a Al Qaeda”, dijo el presidente del Caucus Demócrata del Congreso Chris Van Hollen.

Y por último debe cumplir con el plazo puesto a Irán para que desistan de sus ambiciones nucleares que expira hoy a las 12 de la noche, no está claro si de Washington o Teherán. Como sabemos, lejos de preocuparse por la retórica Obámica, los Mullahs y su títere Ahmadineyad, lo que han hecho es intensificar la represión, intentan importar más de 1,300 toneladas de uranio de Kazajastán, incrementar el número de centrífugas para cocinarlo, probaron nuevos misiles de largo alcance y siguieron construyendo sitios secretos nucleares. Todo ello en respuesta a la “fuerte” retórica del Gran Timonel de Washington.

Claro que Obama y la izquierda demócrata tienen que sentirse preocupados este fin de año y desesperadamente tratan de compararlo con Bush, quien a pesar de sus errores en otros terrenos, nos mantuvo seguros después del 11 de septiembre.

Bush le causaba temor a nuestros enemigos, Obama les causa risa.

¿Por qué será que no lo respetan?

Porque ven como Rusia y China, actores fundamentales en cualquier sanción a Irán, le ponen rabo. China quiere el petróleo iraní y Rusia no quiere arriesgar su esfera de influencia en Asia Central, ni sus jugoso negocios con Irán. Todo lo demás es como tirarle a un rinoceronte con un BB gun (escopeta de municiones). Lo único que tendría éxito si se hace sin demora, antes de que logren su primera prueba nuclear exitosa, sería un régimen de sanciones reales, respaldado por un bloqueo naval y aéreo.

¿Tomará ese camino Barack Hussein Obama? No lo creemos. Aplicará sanciones nominales, lo que probablemente obligue, para suerte nuestra, a Israel a obrar de forma unilateral y el Golfo se sumirá en el caos, el petróleo costará $400 el barril, la economía mundial se hundirá más en la recesión o se paralizará, y al final estaremos en Guerra igual.

Y entonces veremos a Obama convocar a otra conferencia de prensa para denunciar la agresión israelí y será culpa de Bush también, por haberlos armado hasta los dientes y apoyado sin reservas, y anunciará el corte de toda ayuda militar al Estado Judío y severas sanciones económicas contra la única democracia en la región.

Como alguien dijo una vez, las elecciones tienen consecuencias, lo que esta vez fueron terribles.

Para que 2010 sea un Año Feliz necesitamos dos cosas:
1. Cambio de régimen en Teherán, o al menos que los israelíes logren atrasar la consecución del arma nuclear por los Mullahs más allá del 2012.
2. Que los Demócratas pierdan la mayoría absoluta en el Congreso en 2010.

De ahí que debemos lograr que Obama fracase como Presidente en este 2010, porque así el 20 de enero de 2013 jurará como Presidente un verdadero patriota americano.

Y si todo lo anterior no fuera suficiente, entramos en 2010 con una deuda nacional de ¡$12.1 Trillones! (Millones de millones). Como ven no tenemos mucho de que alegrarnos en este fin de año de 2009. Pero de todas formas les deseamos a todos salud y bendiciones en el 2010.

Nobama
Nueva York, 31 de diciembre de 2009

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Same Old... Same Old Shit!
¡lo que falló fue el atrasado sistema de seguridad de Bush!

Prácticamente instantes después de conocerse el intento de reventar el vuelo 253 procedente de Amsterdan por parte del terrorista de Al Qaeda, el nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, fuentes muy vinculadas a la Casa Blanca comenzaron a comentar off- the-record, que la causa principal de lo sucedido se debía a que los sistemas de seguridad implantados por la administración Bush después del 11 de septiembre habían fallado por completo porque estaban desactualizados, y que Bush no se había preocupado en 8 años por actualizarlos, por lo que la administración Obama había heredado una situación, que unida a la “desastrosa” labor de la inteligencia con sus torturas y campos de concentración como Gitmo, habían estimulado la actuación contra los Estados Unidos, de jóvenes aislados, como el nigeriano.

Como todos sabemos el ataque fallido se produjo el viernes 25 de diciembre, día de Navidad y Barack Hussein Obama, se mantuvo en silencio, muy ocupado con sus vacaciones hasta el lunes siguiente, en lo que ya se conoce en el mundo entero como su versión de Katrina. Después de este ominosos silencio del fin de semana acerca del fallido ataque, por fin habló sobre el asunto el lunes para intentar desplegar una cortina de humo sobre las implicaciones del problema e intentar mostrarlo como un incidente aislado realizado por un individuo aislado.

De ahí que al instante de conocer lo sucedido en el vuelo 253, ordenó el “arresto” inmediato del sospechoso por el “alegado” intento terrorista y que sin pérdida de tiempo, y aquí está lo más interesante, se le leyeran sus derechos (Miranda Rights) en el hospital en el que fue internado por las quemaduras. ¿Por qué evitó Obama con esa orden que el terrorista fuera interrogado? Él sabe perfectamente que eso determina que jamás lo será, porque sus abogados no consentirán en ello y por lo tanto probablemente jamás sabremos sus contactos, quiénes le proporcionaron los explosivos y la extensión y ubicación de la red terrorista a la que pertenece. Lo lógico habría sido declararlo un combatiente enemigo en el intento de cometer una acción de guerra terrorista y entregarlo a las agencias de inteligencia, pero ello revertiría el “nuevo” concepto Obámico de que no hay guerra contra el terrorismo, sino un problema de “extremismo fanático” delincuencial que debe ser tratado en las cortes civiles y así, de paso, no irritar a los islamistas y a la izquierda europea a la que con tanto fervor mira y admira, nuestro Gran Líder.

Pero hay más en esta asquerosa historia, al día siguiente, en su segunda comparecencia en dos días para hablar del fallido intento de ataque terrorista del dia de Navidad, Barack Hussein Obama, dijo que quería una investigación para el jueves de los hallazgos preliminares provenientes de las revisiones a las listas de vigilancia a los terroristas y de la revisión a los pasajeros y dijo también que está claro que el actual sistema de seguridad no está “suficientemente actualizado” (...
) “Ocurrió una falla sistémica y yo considero que ello es completamente inaceptable”. Y agregó Obama, poco antes de marcharse a una sesión de buceo con snorkel en las playas de Hawai, que los hallazgos iniciales demuestran que existen “deficiencias” en el Sistema de Seguridad construido desde los ataques terroristas del 11 de septiembre, que podrían haber conducido a un incidente “catastrófico”.
 Especificamente, se refirió a que el padre del “sospechoso” alertó a funcionarios norteamericanos acerca de las tendencias radicales de su hijo, pero que esa información no fue “distribuida con eficacia”, lo que evitó que se impidiera que abordara el avión.
 “Resulta esencial que diagnostiquemos el problema, rápidamente” dijo. 
Como certeramente señala Mark Steyn: “Existe una diferencia entre un alegado sospechoso (lo que según la fantasía de Obama es este terrorista) y un combatiente enemigo (que es lo que realmente es). Si esta fuera una guerra, (como lo fue hasta el 20 de enero en que Obama la declarara terminada unilateralmente, sin contar con los terroristas, paréntesis de Nobama), le interrogaríamos acerca de sus vínculos en Yemen, con quién se reunía en Londres, y quizás nos hubiese proporcionado una pista que condujera a evitar ataques futuros. Pero en lugar de seguir este curso lógico, las autoridades, le dieron una visa de entradas múltiples, le permitieron montarse en el avión y no fueron capaces de detectar que llevaba una bomba en los calzoncillos, y ahora le permiten tener un abogado y aseguran así, que jamás sabremos a quién conocía en Yemen o en cualquier otro lugar”.

Como certeramente dijo ayer el ex Vicepresidente Dick Cheney, Barack Hussein Obama, “intenta pretender que no estamos en guerra” con los terroristas y que por ello hasta el término “guerra contra el terrorismo” se ha eliminado del léxico Obámico, por lo que no hay razón para que exista el centro de detención de Guantánamo. 
“Estamos en guerra y cuando el Presidente Obama pretende que no lo estamos, está haciéndonos menos seguros a todos”, dijo con toda razón Cheney. “¿Por qué no quiere admitir que estamos en guerra? Porque no se corresponde con la visión del mundo que trajo con él a la Oficina Oval. No se corresponde con lo que parece ser la meta de su presidencia: la transformación social, la reestructuración de la sociedad norteamericana”.

A pesar de lo trágico, esta actitud esquizofrénica de Barack Hussein Obama ante el terrorismo, nos recuerda al humorista español Gila, quien allá por la segunda mitad del Siglo XX, hizo famosa una serie de parodias sobre la guerra, destacando el monólogo de un soldado que presuntamente dialogaba telefónicamente con otro del ejército contrario.

-¿Es el enemigo?
....
-Qué se ponga..., así, con estas dos frases iniciaba el monólogo cuyo objetivo era negociar una pretendida y absurda tregua en tanto los combatientes enfrentados veían el “furbol”.

El recuerdo difuso de tal parodia viene a la memoria al escuchar y ver las también absurdas declaraciones de este otro comediante, ni cercanamente inteligente y talentoso como Gila, pero también dado a utilizar el monólogo en un diálogo de sordos, como lo puede ser el pretender implantar reglas y condiciones de civilidad en medio de la guerra sin cuartel que libran contra nosotros los terroristas islámicos, jihadis que por mandato de Alah y su profeta han jurado nuestra muerte bajo el filo de sus alfanjes, transformados en bombas asesinas.

Nobama
Nueva York, 30 de diciembre de 2009

martes, 29 de diciembre de 2009

La nueva retórica Obámica:
Same Old... Same Old Shit!

Barack Hussein Obama lanzó ayer lo que parece ser una nueva “ofensiva” contra el terrorismo jihadista, pero no se entusiasmen mucho porque es sólo retórica. Después de descubrir, ¡por fín!, que su anterior “doctrina” de “llevar su mensaje”, a los fundamentalistas islámicos, enemigos de la democracia occidental no ha cambiado nada en su determinación de explotar en el cielo a personas inocentes o, como en el caso de Irán, asesinar a su pueblo en las calles y construir una bomba atómica, parece haberse decidido a abrir otro frente verbal.

En una declaración en la que parecía moverse hacia la vieja filosofía de Bush de la acción preventiva, nuestro Gran Líder anunció ayer lo que parecía una política norteamericana más dura y agresiva: “No descansaremos hasta que no encontremos a todos los que estuvieron envueltos y les exijamos responsabilidades”. Suena a Bush, ¿verdad? Cualquiera pensaría que anunciaba el tipo de ofensiva de búsqueda y destrucción de quienes potencialmente podrían atacarnos, por la que una y otra vez, ya hasta el cansancio, Obama ha criticado a su predecesor, pero no, si prestan atención cuidadosamente a las palabras precisas que empleó: “Continuaremos utilizando todos los elementos en nuestro poder para desbaratar, desmantelar y derrotar a los extremistas violentos que nos amenazan, ya sean de Afganistán o Pakistán, Yemen o Somalia o de cualquier otro sitio en que se comploten para planear ataques contra el territorio del los Estados Unidos”. ¿Bush Déja Vù? Para nada, observen que dijo, “ya sean de...”, no dónde quiera que estén, como habría dicho y hecho Bush. De ahí que lo que escuchamos, fue pura retórica, porque cómo podría “desbaratar, desmantelar y derrotar a los extremistas violentos” y este es otro indicio de que se trata de pura retórica, cuando utiliza un eufemismo Zapateril para no llamarles terroristas islámicos.

Pero si seguimos analizando el mensaje presidencial del lunes, veremos que Obama calificó al terrorista del Vuelo 253, Umar Farouk Abdulmutallab, de “extremista aislado”, a pesar de que Al Qaeda ha reclamado la autoría intelectual del fallido atentado, y lo hizo así, para restarle fuerza a lo que parecía una amenaza de acción preventiva, por si ellos, los enemigos, no habían tenido la perspicacia de analizar su mensaje en su verdadero sentido. La lógica Obámica es la siguiente: “tranquilos, no habrá bombardeos, ni invasiones, ya que al tratarse de un lobo solitario, no hay ninguna red terrorista detrás del incidente”. Así juega este hipócrita simulador, con nuestra seguridad nacional. De ahí que, no resulte casual, que la Secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano declarara previamente que el ataque terrorista frustrado no estaba conectado a ningún complot terrorista mayor. Nada de qué preocuparnos, sigamos con nuestros planes y felices fiestas.

Ambos, Obama y Napolitano, mienten descaradamente. Casi lo mismo dijeron cuando la masacre de Fort Hood, a pesar de la comprobada conexión entre el terrorista islámico Nidal Malik Hasan y Anwar al-Awlaki, el Imam terrorista y dirigente de Al Qaeda en Yemen nacido en Nuevo México. Y, Oh casualidad, Abdulmutallab es uno de los seguidores de al-Awlaki y dice ser uno de los muchos entrenados en Yemen que buscan realizar ataques similares contra nuestro país. Pero si a pesar de lo anterior, y de la existencia de un cómplice de Abdulmutallab en Amsterdam, de lo sofisticado del diseño del artefacto explosivo y por último de la admisión de Al Qaeda de haber planeado el intento, está claro que negar la existencia de un amplio complot gestado en Yemen tiene que responder a una poderosa razón.

Y esa razón no es otra cosa que una razón política, puesta por encima de la Seguridad Nacional del pueblo norteamericano: el famoso compromiso de cerrar la Prisión de Guantánamo hecho por Barack Hussein Obama. Y para ello, resulta decisivo el plan de devolver a Yemen a decenas de Yemeníes allí detenidos, no olvidemos que cerca de la mitad de los internados en Gitmo son de esa nacionalidad, de los que ya la semana pasada envió 6 de regreso. Y si a todo esto unimos las declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores de Yemen, de que allí hay cientos de militantes de Al-Qaeda planeando ataques contra los Estados Unidos, no resulta difícil unir los puntos para darnos cuenta de la criminal hipocresía que se oculta detrás de las palabras de Obama y de Janet Napolitano. Simplemente ponen su agenda política por encima de la Seguridad Nacional.

Y nos parece que ya es hora de que comencemos a hacernos oir y de que inundemos los correos electrónicos del Congreso y la Casa Blanca para que sepan, que nosotros sabemos. Para que sepan que ya no nos engañan, para que sepan que no se puede violar impunemente el juramento solemne de defender la Constitución contra enemigos internos y externos. Para que se enteren de que sabemos que el terrorismo islámico es real y de que es hora ya de que al igual que ser norteamericano es un peligro en ciertas partes del mundo, los que vienen de allá, dónde están los jihadis, deben saber que al venir aquí tienen la ventaja de que sus vidas no peligran, pero que si desean estar aquí, deberán aceptar las molestias que ello implica. Basta ya de corrección política y llamémosle a las cosas por su nombre, a saber el terrorismo que enfrentamos es islámico, es decir musulmán, y es practicado y dirigido por una plaga de asesinos en el nombre de una fe. Hagámosle saber tanto a la Casa Blanca como al Congreso, que si ellos no quieren reconocer que no es casual que un día de Navidades, un musulmán fanático intentó llevar a cabo una carnicería con cientos de Cristianos y seguramente algunos judíos que acaban de celebrar el Hanukka, nosotros sí. Que sabemos que con sus mentiras y eufemismos no acabarán con esta marea terrorista y asesina contra nosotros los infieles. Qué es hora ya de que nuestros derechos predominen sobre los supuestos derechos que quieren otorgarles a los asesinos, y que eso, a diferencia de no individualizar étnica o religiosamente al posible sospechoso porque puede hacerlo sentir discriminado, si es antiamericano. La irritación de un musulmán doblemente chequeado en un aeropuerto no puede jamás compararse con la posibilidad de que mueran norteamericanos en nombre de la corrección política.

Nobama
Nueva York, 29 de diciembre de 2009

La Voz del Silencio... ¡Era mejor!

“En boca cerrada no entran moscas”, decían nuestros abuelos y a Barack Hussein Obama le entró todo un enjambre de moscas mojoneras, aquellas de color verde que se posan sobre las heces donde quiera que las encuentran. Su referencia de ayer a los sucesos en Irán pasará a la historia como una de las mayores estupideces dichas por un presidente norteamericano y como bien dice el maestro Chuck Krauthammer, una imperdonable pérdida de la oportunidad y del momentum para acabar con el Régimen de los Mullahs y el peligro que representa para toda la humanidad. Pero mejor dejemos que sea el propio Krauthammer quien nos razone ese punto de vista en el vídeo que reproducimos a continuación.

El que lo desee puede seguirlo en español con la traducción íntegra del fragmento.

Nobama
Nueva York, 29 de diciembre de 2009



Obama: La decisión de los líderes iraníes de gobernar a través del miedo y la tiranía no tendrá éxito en hacer desaparecer esas aspiraciones. Como dije en Oslo, es cuando el gobierno teme a las aspiraciones de su propio pueblo, más que al poder de cualquier otra nación.

Jim Angle: Fuertes palabras, Charles, pero qué está haciendo la administración, qué puede hacer con un régimen que es tan poderoso.

Krauthammer: Palabras clásicas, sin ningún significado, él habló acerca de aspiraciones, habló acerca de derechos, habló acerca de justicia en la declaración que hizo... No se trata de justicia, no se trata de un bajo salario mínimo, no se trata de la falta de una opción pública en el cuidado de la salud... Se trata de la libertad, esta es una revolución en las calles, una revolución que está sucediendo rápidamente y hay un momento aquí en que si los bandidos están en las calles disparando contra la multitud, dejan de hacerlo... Todo se termina y el régimen caerá. El coraje de los que están en las manifestaciones y su determinación, no es sólo una demostración de coraje, sino una indicación de que existe un cambio en el equilibrio de poder, de que el Régimen se está debilitando, esta es una coyuntura en la historia. Todo en la región cambiaría si el Régimen cambia... Obama, debe salir con fuerza y decir que el Régimen es ilegítimo y que estamos hombro con hombro con la gente en las calles... Habla de diplomacia y debía presionar a nuestros aliados occidentales que tienen relaciones con ellos a que las corten y que lo aislen y declararlo deshauciado, e ir a la ONU y a todos los foros internacionales y denunciarlo. Este es un momento único en la historia y él lo está perdiendo.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Con La voz del silencio - Mensaje de Barack Hussein Obama, para los que caen en Teherán

“Muerte al dictador” un grito que se escucha en las calles de Teherán tanto contra Mahmoud Ahmadinejad como contra el Supremo Líder Ayatollah Khamenei, se ha hecho más popular aún que el ya cada vez menos escuchado “Muerte a América”.

Pero ni así, Barack Hussein Obama se digna a pronunciar ni unas pálidas palabras de apoyo a los que hoy, otra vez, mueren en las calles de la capital iraní gritando no en farsi, no en francés, no en italiano. El grito que retumba hoy en Irán es “Death to the dictator”, y Obama ni siquiera utiliza como los británicos el “particularmente perturbador” o el francés “gran ansiedad”, para referirse a la masacre que ayer y hoy llevan a cabo las fuerzas represivas sobre los manifestantes. Sólo el Gobierno alemán de Angela Merkel, le ha otorgado en su declaración, el calificativo apropiado: “acción brutal”. En otros tiempos, digamos en los de los “malvados” Bush y Reagan la voz y la acción solidaria norteamericana habría sido la primera en escucharse y de seguro habrían hecho su acuse de recibo, habrían dejado claro, muy claro diríamos, que el grito en inglés no llegaba a oídos sordos. Mucho menos ahora que el verdadero futuro de la humanidad está en juego en el Medio Oriente y no en Copenhagen, que es un Irán atómico y no el llamado Calentamiento Global el que amenaza al mundo, a este nuestro mundo, con un cataclismo de proporciones bíblicas. Cualquiera de ambos Presidentes, Reagan o Bush, habría visto con claridad que era el momento de aprovechar la coyuntura de la rebelión contra los Mullahs y su instrumento Ahmadineyad, para crear las condiciones de un cambio de régimen, quizás la verdadera y única esperanza que queda para lograr una paz verdadera en la región. Pero además habrían obrado como verdaderos norteamericanos de principios democráticos porque es simplemente la actitud correcta acorde con nuestra historia y con nuestro legado.

Barack Hussein Obama fue, como recordamos vergonzosamente tímido y tardío en el primer levantamiento popular iraní contra el fraude electoral, mientras bloqueaba y trataba de asfixiar al pueblo Hondureño por decir ¡No! al títere del amigo venezolano de los iraníes, fiel a su ideología el Tartufo de la Casa Blanca se mantiene silencioso como entonces, porque pronunciarse no estaría acorde con su concepto más humilde y no de excepcionalidad de la nación americana, porque además estaría en contradicción con su concepción de que America se debe al multilaterismo y no a la misión de propugnar y llevar la democracia a todos los rincones del mundo, aquél viejo sueño de nuestros Padres fundadores y de muchos que les siguieron después y que engrandecieron a esta nación de que el gobierno por el pueblo es el que garantiza una mayor libertad y por ende una mayor prosperidad. Pero, como ya sabemos, ese no es el Pensamiento Obámico, en el fondo su aspiración no difiere mucho de la de Ahmadineyad, Chávez, Castro y demás hombres fuertes en el mundo, de ahí que Obama se niegue a emprender acción alguna, o ni siquiera pronunciarse de manera que haga peligrar su interlocución con los Mullahs iraníes.

Sin embargo, el legado democrático americano es tan fuerte y está tan enraizado en aquellos a quienes les está privada la libertad, que a pesar de Obama y de la turba izquierdista que durante años han tratado de avergonzar a este país y de mostrarlo como uno de violadores, asesinos ladrones y opresores, América sigue siendo un faro de luz hacia el que se vuelven todos los oprimidos del mundo.

Pero bueno, que otra cosa podríamos esperar de una Presidencia que honra en su árbol de navidad a un dictador como Mao Tse Tung, responsable de la muerte de alrededor de 70 millones de sus compatriotas. Comparados con él, los Mullahs y Ahmadineyads vienen siendo como bebés que aprenden a dar sus primeros pasos. De ahí que desde sus soleadas vacaciones en Hawai, Obama le dedique a los que hoy, ahora mismo, en este instante, podrían estar cayendo bajo las balas asesinas en Teherán un mensaje pero con La voz del silencio.

Nobama
Nueva York, 28 de diciembre de 2009

jueves, 24 de diciembre de 2009

Un mensaje especial en estas Navidades

"La Navidad es también una época para recordar los tesoros de nuestra propia historia. Recordamos unas navidades en particular, en 1776, en nuestro primer año como nación. La Guerra Revolucionaria no iba bien. Pero la fe el coraje y el liderazgo de George Washington virarían la historia a nuestro favor. En la noche de la Navidad él condujo a un grupo de harapientos soldados a través del río Delaware y de la nieve a una victoria que salvó la causa de nuestra independencia. Se dice que la ruta de su marcha se llenó de huellas ensangrentadas, pero su espíritu nunca decayó y su voluntad no pudo ser aplastada" .
Ronald Reagan
Navidad de 1983
Paradójicamente, hoy en la mañana, vísperas de Navidad, 60 traidores a lo que representa la nación americana y sus ideales, como Judas, vendieron su alma por 30 dinares. Allá, en la Casa Blanca, otro traidor se regocijaba de la destrucción de nuestro estilo de vida, que planifica para esta nuestra Gran Nación Americana. Todavía no conocemos su mensaje a la nación y ni siquiera si habrá alguno. Hoy, en la casa que una vez fue nuestra, no se honra al niño nacido en Belén, sino a asesinos y criminales ateos como Mao-Tse-Tung.

Y conocemos de las protestas y los deseos de eliminar, por vez primera en más de 200 años, la representación de la Natividad. Por eso, en Nobama, queremos que nuestra felicitación y buenos deseos sea la que un verdadero Presidente dijo, casualmente cuando en diciembre de 1981, llevaba el mismo tiempo en la Casa Blanca, que el Tartufo simulador que hoy contamina la memoria de tantos patriotas que allí se albergaron en nombre del pueblo. Les dejamos con Ronald Reagan y su mensaje de Navidad en diciembre de 1981 y les deseamos a todos, palabra por palabra, lo que escucharán de él.

Nobama
Nueva York, 24 de diciembre de 2009
(Más abajo encontrarán la traducción al español del mensaje)




Buenas noches.

En Navidades, todos los hogares adquieren una belleza especial, una calidez especial y eso es una realidad en la Casa Blanca, donde tantos americanos famosos han pasado las Navidades a través de los años. Este bueno y viejo hogar, la casa del pueblo, ha visto tanto, y ha formado parte de nuestras vidas y nuestra historia.

G. K. Chesterton dijo una vez que el mundo nunca estará hambriento del asombro, sino sólo por el deseo de asombrarse.

En esta especial época del año, todos renovamos nuestro sentido del asombro al recordar la historia de las primeras Navidades en Belén, hace cerca de 2,000 años.

Algunos celebran las Navidades como el nacimiento de un excelente y buen filósofo y maestro. Otros creemos en la divinidad del niño nacido en Belén, que él era y es el prometido Príncipe de la Paz. Sí, nos hemos preguntado por qué, él que podía realizar milagros escogió venir entre nosotros como un indefenso bebé, pero quizás ese fue su primer milagro, su primera gran lección que debemos aprender para preocuparnos los unos por los otros.

Esta noche, en millones de hogares americanos, el brillo del árbol de Navidad es un reflejo del amor que nos enseñó Jesús. Como los pastores y hombres sabios de aquellas primeras Navidades, los Americanos hemos siempre tratado de seguir a una luz más alta, una estrella, si lo desean. En una vigilia junto al fuego a lo largo de la frontera, en los oscuros días de la Gran Depresión, a través de la guerra y la paz, los faros gemelos de la fe y la libertad han iluminado el cielo Americano. En épocas en que nuestros pasos quizás hayan vacilado, pero confiando en la ayuda de Dios, nunca hemos perdido nuestro camino.

Con sólo cruzar la calle, frente a la Casa Blanca están los dos símbolo de la temporada de fiestas: una Menorah, que simboliza al Festival Judío de Hanukkah, y el Árbol Nacional de Navidad, un elevado y hermoso árbol azul de Pennsylvania. Igual que el Árbol Nacional de Navidad, nuestro país es una cosa viviente que crece plantado en la fertil tierra Americana. Sólo el que lo cuidemos con devoción puede hacerlo florecer completamente. Por eso, hagamos de esta temporada festiva nuestra época de rededicación.

Las Navidades significan tanto debido a un niño muy especial. Pero las Navidades nos recuerdan también que todos los niños son especiales, que ellos son regalos de Dios, regalos más allá del precio, que significan más que cualquier regalo que ningún dinero puede comprar. En su amor y risas, en nuestras esperanzas por su futuro está el verdadero significado de las Navidades.

Por eso, con espíritu de gratitud por lo que hemos logrado alcanzar juntos durante el año pasado y con la vista en lo que esperamos alcanzar en los años por venir, Nancy y yo queremos desearles lo mejor en estas fiestas. Como Charles Dickens, a quien cité hace unos instantes, dijo tan bien en A Christmas Carol, "Qué Dios nos bendiga a todos y cada uno".


Buenas Noches.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Un Borsalino para Ben Nelson y otros Senadores Demócratas: Welcome to The Chicago Way!

“Un delincuente es un delincuente, y hay algo saludable acerca de su franqueza sobre el asunto. Pero cualquier tipo que pretenda que está haciendo cumplir la ley y que basado en su autoridad robe es una enorme serpiente. El peor tipo de estos bandidos es el gran político. Uno puede tener sólo un poquito de su tiempo porque pasa mucho tiempo encubriéndolo todo de manera que nadie pueda darse cuenta de que es un ladrón. Un esforzado delincuente puede tener a esos pájaros de cuenta por docenas, pero en el fondo de su corazón no confía en ellos y odia su sola presencia”.
Al Capone
“Este nuestro sistema americano, llámenle americanismo,
llámenle capitalismo, llámenlo como les de la gana,
nos proporciona a todos y cada uno de nosotros
una gran oportunidad si sólo nos apoderamos de él
con las dos manos y nos aprovechamos al máximo”.
Al Capone

“Como con cualquier proyecto de ley, el compromiso forma
parte del proceso (...). Pero estoy complacido de que las enmiendas recientemente añadidas han hecho que este histórico proyecto de ley sea aún más fuerte”.
Barack Hussein Obama
(Refiriéndose esta mañana al Proyecto de Ley
del ObamaCare “negociado” en el Senado por “Dirty” Harry Read).
En el Chicago de los años 20 y 30, florecieron los negocios a la sombra de la llamada prohibición del alcohol, entonces, como ahora, la ciudad de Chicago era famosa por su corrupción política y por los sobornos que recibían de los más exitosos “hombres de negocios” de la época, entre los que se destacaba en primera línea Alphonse Capone. Según cuentan y los testimonios gráficos así lo prueban, Capone y sus “socios” se distinguían por el uso de un sombrero llamado Fedora, hechos con la más fina piel de conejo belga por la marca italiana Borsalino, a los que llegó a llamárseles popularmente como sombrero de gangsters. También la leyenda dice que a Al Capone, cuyo cínico sentido del humor era famoso, le gustaba enviar como regalo a sus “asociados”, uno de estos finos artefactos, cada vez que cerraba un trato importante de “negocios”.

Se comenta insistentemente en Washington, que hoy en la mañana y a pesar de la intensa tormenta de nieve que azotó durante todo el fin de semana, un camión de una conocida firma de paquetería repartía en las exclusivas barriadas donde viven los políticos, unas vistosas cajas redondas que llevaban en su tapa, una no menos vistosa etiqueta de fondo negro y letras doradas en las que se leía Borsalino Vicuña, Antica Casa Fondata Nel 1857. Sin dudas un fino y oportuno regalo en estas navidades del Año del Señor de 2009.

Nuestro sagaz corresponsal en Washington se lanzó a la búsqueda del comentado camión de la famosa mensajería y por fin pudo dar con él frente a la residencia del Senador Demócrata por el Estado de Nebraska, Ben “Bugsy” Nelson. Sin dudas uno de los Senadores del cual muchos subestimaban sus “cualidades negociadoras” y sus facultades para obtener “concesiones” particularmente jugosas a la hora de cerrar un “negocio”. Utilizando como ficha de cambio su mentada oposición al aborto no calificado sufragado con fondos federales, Ben “Bugsy” Nelson obtuvo total y permanente ayuda federal de por vida para la ampliada población inscrita en Medicaid en su estado, lo que costará inicialmente a los contribuyentes del resto de los Estados la bicoca de $100 millones en la aplicación del ObamaCare, no importa que las principales organizaciones pro-vida y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, advirtieran que el texto original de la versión Reid del ObamaCare era mucho más fuerte en su lenguaje contra el aborto con fondos federales que el “acuerdo” alcanzado para su “Aye” (Sí) en la votación de Cloture (cierre de discusión). Además, para garantizar fondos de campaña para su reelección en 2012, obtuvo la exención de impuestos para las “malvadas” aseguradoras de su estado. Pero “Bugsy” Nelson no es el único Senador que recibirá su Borsalino esta mañana en Washington por ser un tan “hábil hombre de negocios” a costa de la llamada Reforma de Salud.

El Senador por Vermont, Bernie Sanders quería una fuerte Opción Pública en el ObamaCare, que condujera a la socialización completa de la atención médica y amenazó que votaría en contra de no estar presente la misma. Finalmente, logró $10 mil millones de dólares ($10 billones) para el establecimiento de Centros Comunitarios de Salud sufragados con fondos federales con lo que, según sus propias palabras, se da un paso crucial de avance hacia la atención médica universal, es decir la medicina socializada. Bernie Sanders, recibió su Borsalino bien temprano y su alegría era inmensa.

Luego el camión se detuvo frente a la casa del “Corruptócrata” Senador por Connecticut Chris Dodd, quien gracias a los sobornos que recibió del Banco Cross Country, enfrenta un difícil año electoral, cuando está en caída libre en todas las encuestas y todos sus posibles contendientes en noviembre de 2010 le aventajan, necesita llevar a casa alguna “grasa” que lo ayude y a su pedido, “Dirty” Harry Reid, incluyó en su versión del ObamaCare $100 millones para la supuesta construcción de un hospital universitario. La caja entregada a Dodd, llevaba una nota manuscrita de Il Capo di tutti gli Capi en la que le prometía personalmente ocuparse del asunto de su reelección.

Con sumo cuidado por lo resbaladizo de las calles, nuestro transporte siguió viaje, para esta vez detenerse frente al hogar del Augusto Senador por Michigan Carl Levin, quien también negoció con éxito la exención para las “malvadas” aseguradoras de su estado. ¡Brillante negociador!, Levin llevará orgulloso su delicado Borsalino Beige.

El camión luego se detuvo frente a la residencia de la muy ilustre Senadora por Louisiana Mary Landrieu, quien, como sabemos, fue la sagaz primera negociadora que obtuvo $300 millones en lo que ya se conoce como la “Segunda Venta de Louisiana”.

La parada siguiente en la casa del Senador por Montana Max Baucus, quien recientemente se supo que había favorecido a su novia con un empleo federal muy bien remunerado. El Senador Baucus logró una cifra indeterminada para supuestas víctimas de asbestos en una mina en Libby, Montana.

Senadores Demócratas de Florida, Nueva York y Pennsylvania lograron la protección del Medicare Advantage en sus Estados, programas estos que, según una y otra vez escuchamos a los Senadores Demócratas decir, representan lo más malvado entre lo malvado de las Compañías aseguradoras y recibieron sus correspondientes Borsalino. En el caso de Bill Nelson, de Florida, el suyo es de Paja de Italia, debido al caluroso clima de su Estado. ¡Qué delicadeza!

La última parada del día fue en la casa del Senador Independiente Joe Lieberman, que sorprendido devolvió la caja al chofer, porque, según se cuenta dijo que él no había vendido su voto, si no que, por el contrario, votó “Aye” porque eliminaron la Opción Pública y la expansión del Medicare a los 55 años del proyecto de Ley .

Para entonces, el camión regresó a su almacén, aunque nuestro corresponsal pudo atisbar que todavía habían muchas otras cajas similares que seguramente entregarán más tarde.

Esa misma mañana de lunes, mientras el camión repartía Borsalinos, un eufórico Barack Hussein Obama celebraba la votación como “una gran victoria para el pueblo norteamericano” y agregó que el paquete se abre paso hacia una votación exitosa en la noche de la Víspera de la Navidad.

¿Regalo de Navidad o saco de carbón?

Nobama
Nueva York, 21 de diciembre de 2009

viernes, 18 de diciembre de 2009

Para Obama Copenhagen tiene Jettatura y Washington... ¡también!

Todo parece indicar que este no será un buen fin de semana para nuestro Gran Timonel Barack Hussein Obama. La llamada “Magia Obámica” fracasa una vez más en la tierra de Hamlet y por acá, en Washington, no le esperan tampoco buenas noticias cuando regrese. Igual que la cacareada Cumbre sobre el Calentamiento Global, la aprobación antes del receso de navidad del ObamaCare por parte del Senado, parece que no se logrará y “por acá en las Dinamarcas”, como dice Aaron Mayer, no podrán firmar ni una foto de grupo autografiada, porque según nuestras fuentes algunos dignatarios presentes ya hacen las maletas para marcharse y los que no, están casi a punto de enredarse a las trompadas, lanzándose acusaciones a diestra y siniestra. “Yo me marcho”, dijo Yousef Diakite, representante del Parlamento Panafricano. “No me siento feliz, estoy decepcionado y nada agradecido. Todos esperábamos la llegada de Copenhagen. Esta era nuestra oportunidad. Y hoy ya no existe”.

Lo que comenzó con mucha excitación y sensación de avance verdadero hace dos semanas, terminó en esta noche del viernes en medio de la frustración y la ira de los miles allí reunidos y en las calles de Copenhagen. La Conferencia auspiciada por la ONU, la mayor de su clase en la historia, atrajo a científicos, activistas del medio ambiente y el Calentamiento Global, y de los Derechos Humanos, además de a ladrones, dictadores, asesinos, truhanes, simuladores, vividores y algún que otro jefe de estado verdaderamente democrático, eso sí, los menos.

Pero ¿qué ha sucedido para que la reunión termine en un rotundo fracaso?

Simplemente que la base sobre la que se erige toda la teoría que le da lugar está viciada por la exageración, el fraude, la mentira, la hipocresía y la avaricia de los dictadores y jefes de estado de los países más corruptos del mundo, por un lado, y la lógica reserva de los más avanzados del Tercer Mundo como China e India que no quieren arriesgar su desarrollo económico a partir de la teoría del Calentamiento Global. También, porque reunir a más de 100 naciones, grandes y pequeñas, pobres y ricas, desarrolladas y subdesarrolladas y ponerlas en acuerdo total sobre un asunto tan espinoso para la esencia misma de sus economías y sus estándares de vida, y encima de eso obligar a los más ricos a que metan la mano en el bolsillo de sus habitantes en la forma de impuesto mundial en esta súper operación de redistribución de la riqueza mundial, era una meta irreal desde sus inicios. Eso comenzó a verse con absoluta claridad en la medida en que los dictadores del Tercer Mundo subían al podio y en sus discursos exigían que los países desarrollados les entregaran fabulosas cantidades de dinero. Particular consternación, irritación y hasta ira provocaron las palabras del Gorila Rojo, Hugo Chávez, quien atacando directamente a los Estados Unidos, dijo que el Imperio le debía a todo el mundo porque había violado al planeta y que “todavía” olía a azufre después del discurso de Obama a quien llamó el “Premio Nobel de la Guerra”.

Lo usual en estas conferencias en las que los Jefes de Estado firmarán el día final un Acuerdo o Pacto o Comunicado o como quieran llamarle, cuando ellos llegan ya está completo al 99%. No así esta vez, debido a demoras de procedimiento, ocasionadas principalmente por China, por lo que el documento estaba muy lejos de estar terminado, dejando así pendiendo sobre las cabezas de ministros y jefes de estado cuestiones verdaderamente críticas, como la verificación de las emisiones acordadas.

Finalmente, Obama logró no irse con las manos vacías como en su viaje anterior y alcanzó con China, India, Suráfrica y Brasil lo que llamó un acuerdo “significativo y sin precedentes” en el Calentamiento Global, según él mismo expresó a los periodistas. Pero como reconoció uno de los funcionarios que le acompañaban el acuerdo alcanzado es “insuficiente” para combatir el Cambio Climático, pero sí “un importante primer paso”.

Al Gran Timonel no le quedó más remedio que reconocer que era una conferencia fallida al referirse a lo acordado políticamente como “esquema de trabajo” y no como “acuerdo”, ya que al no ser de obligatorio cumplimiento simplemente es letra muerta, por lo que aunque regresa con el papelucho en carpeta, su visita a Copenhagen vuelve a ser un sonado fracaso a pesar de los $100 mil millones que tendremos que pagar los contribuyentes norteamericanos, para que se lo repartan las hienas de fauces abiertas que no los utilizarán para resolver problema ambiental alguno.

La “Magia Obámica” se perdió entre la ventisca y la nieve en una fría noche en Dinamarca.

Nobama
Nueva York, 18 de diciembre de 2009

jueves, 17 de diciembre de 2009

A Copenhagen


Barack Hussein Obama llegará mañana a Copenhagen, en medio de vivas y aplausos de la izquierda universal, ex roja y ahora verde, y con $100 mil millones (billones) de verdes en sus bolsillos, arrancados de nuestro sudor y aumentados en nuestra ya insostenible deuda pública, para repartirlos entre la cleptocracia y los dictadores de todo el mundo para con ello intentar sacar del atolladero a la olla de grillos en que se ha convertido la renombrada Conferencia de Copenhagen.

Obama volará esta noche a nuestras expensas hacia Dinamarca, dejando una profunda huella de dióxido de carbono, para unirse a esa selecta concurrencia de dictadores asesinos, sátrapas, falsarios, gobernantes mentirosos, aprovechados y delincuentes que componen la mayoría de los asistentes, para intentar asegurar un nuevo tratado internacional para combatir el llamado Calentamiento Global en esta prácticamente fracasada conferencia internacional auspiciada por esa entelequia corrupta e inutil que es la ONU. Su inspiradora presencia sólo durará unas pocas horas, pero ya sus ayudantes y corifeos de su enorme aparato propagandístico que es la llamada Gran Prensa Norteamericana, “calienta” a los presentes presentándolos como el Gran Líder que por fin ha sacado a los Estados Unidos de su indiferencia hacia el cambio climático para convertirlos en el abanderado principal en esa lucha.

Pero la sombra de su lamentable y fracasada anterior visita a esa ciudad hace que arriesgue una buena parte de su ya maltrecho capital político doméstico en esta visita. De ahí que nuestra lamentable Secretaria de Estado prepare el terreno para su llegada y reparta sobornos a diestra y siniestra para que la visita del Amado Gran Líder sea todo un éxito. Incluso se rumora que, además de nuestros dólares generosamente regalados por Obama, los Chinos se saldrán con la suya de no recibir verificación de sus promesas a cambio de que acepten las cifras de emisiones propuestas y que firmen el tratado.

En realidad, toda la discusión del Climategate y si hay o no Calentamiento Global y los astronómicos costos asociados con poner un límite a las emisiones de dióxido de carbono CO2, y todo lo que anteriormente decíamos no es lo más importante a partir de esta noche. Lo que realmente importa ahora es si Barack Hussein Obama terminará finalmente pisoteando el sistema constitucional norteamericano ante el mundo entero, sin siquiera sonrojarse, hablando figurativamente claro está, en lo del sonrojo.

Las preguntas que nos hacemos de un extremo al otro de la nación la mayoría de los norteamericanos son: ¿De qué lado se pondrá Obama? ¿Del lado del pueblo norteamericano y de la Constitución, o del lado de esa caterva de reunidos en Copenhagen en su mayoría dictadores, tiranos corruptos y jefes de gobierno nada democráticos? Ellos presionan para que Obama haga lo que en el fondo él realmente desea hacer y que casi seguro hará: ignorar la voluntad del pueblo norteamericano y firmar un vergonzoso e inconstitucional pacto político.
El Artículo 2, Sección 2 de la Contitución de los EE.UU. es claro como el agua: “Él [el Presidente] tendrá el Poder, a través de y con el Consejo y Consentimiento del Senado, para celebrar Tratados, siempre que dos tercios de los Senadores estén presentes”.

En 1997, el Senado de los Estados Unidos votó 95-0 para decirle al entonces Presidente Clinton, de que el Senado creía que los Estados Unidos no debían firmar ningún tratado internacional acerca del cambio climático que no obligara a todos los países a limitar sus emisiones o que de alguna forma resultara en graves daños para la economía de los Estados Unidos.

Sin embargo y, a pesar de ello, el entonces Vicepresidente Al Gore, firmó un acuerdo unos meses después que no cumplía con lo acordado por el Senado, por lo que sabiendo como votaría el Senado, Clinton ni siquiera se molestó en someter el llamado acuerdo de Kyoto a la consideración de los legisladores, porque habría estado muerto antes de llegar y Clinton, en forma alguna estaba interesado en sufrir una embarazosa derrota política.

Doce años después la cosa se cocina nuevamente, esta vez en Copenhagen, pero los ingredientes en la olla y nuestra Constitución son los mismos. En lugar de votar por un proyecto de Ley, el Senado está paralizado en el esfuerzo de los Comisarios Verdes de que se apruebe una ley vinculante que ponga un límite (cap) y negocie (trade) las emisiones de dióxido de carbono, según las líneas que Obama, Pelosi y los reunidos en Copenhagen desean que adopte el Senado. Aunque hoy la situación en la cámara alta no es de un voto de 95-0, el mensaje es el mismo: del Senado no saldrá ninguna Ley Cap & Trade, ni como Ley ordinaria, ni como parte de un acuerdo internacional que requeriría la aprobación de 2/3 de los Senadores.

En Nobama apostamos a que, igual que Gore, Obama firmará el acuerdo, cualesquiera que este sea, con gran fanfarria, como es usual en él, y recibirá los elogios y la adulación de delegados de todo el mundo, sólo para regresar a casa a que le recuerden que esa firma, sin la aprobación del Senado, hace del tratado un papel mojado sin valor alguno. Pero será entonces que los “augustos” senadores recibirán la arrogante respuesta del Gran Timonel: Los principios constitucionales que regían a Gore y a Clinton in 1997 y que gobiernan a este país desde su fundación hace más de 200 años, hoy en 2009 no tienen aplicación ni fuerza sobre él, el Líder Supremo del Hope & Change.

¿Cómo es posible?

Parece que Obama, al igual que otros hombres fuertes anteriores y actuales, un graduado de la escuela de leyes de Harvard y ex profesor ayudante de derecho constitucional en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chicago, descubrió una interpretación de nuestra Constitución que se le escapó durante más de 200 años a ciudadanos, abogados y jueces antes que él.


El punto de vista del Sabio Gran Líder es que la Agencia de Protección para el Medio Ambiente (EPA), una agencia de la rama ejecutiva del gobierno, tiene el poder regulador para imponer, unilateralmente, un sistema de impuestos que el Congreso, hasta el presente, ha rechazado y como según establece la Constitución sólo el Congreso puede establecer, reducir o eliminar impuestos federales, parece avecinarse un enfrentamiento constitucional entre las dos ramas gubernamentales que, seguramente, terminará en la Corte Suprema de Justicia, si la Rama Ejecutiva, ditto, Obama a su regreso de Copenhagen con un tratado firmado, insiste en implementar lo que la rama legislativa hasta el momento se ha negado a aprobar.

Esta es hasta el momento la más curiosa interpretación de la Constitución desde que Nixon, dijera que “si el Presidente dice que es legal, pues es legal”.

¿Qué vendrá después?

¿Acaso que la Secretaria de Salud decide que el debate del ObamaCare en el Senado se ha hecho muy aburrido y cansón y, que por lo tanto ella reclama el mismo poder de la EPA para su secretaría y aplicar así la llamada Reforma de la Salud porque no hacerlo sería dañino para el bienestar y la salud de los norteamericanos?

Esta arrogante y unilateral apropiación ilegal del poder absoluto por parte de la Rama Ejecutiva en sincronía con la Conferencia de Copenhagen es simplemente ultrajante y una muestra palpable del autoritarismo dictatorial por el que se enrumba toda la política de Barack Hussein Obama.

Lo que el Gran Timonel pretende es la imposición de un impuesto unilateral de $645 mil millones (billones) para un sistema de Cap & Trade que contenga los niveles de emisión que el estime adecuados y considera que la rama ejecutiva; es decir, él tiene el poder de circunvalar al Poder Legislativo imponer esos impuestos simplemente porque esa es su voluntad y ya. A esto es a lo que se le llama “taxation without representation” (cobro de impuestos sin representación).

La última persona que se atrevió a imponerle a los norteamericanos un sistema así, fue el Rey George III de Inglaterra, quien intentó implantar ese sistema sobre el té sin el consentimiento del pueblo, quienes vestidos como los Indios botaron una enorme cantidad del Té del Rey en el Puerto de Boston en 1793. Dos años después estalló la guerra contra la tiranía inglesa que no paró hasta obtener la independencia de las 13 colonias y la fundación de esta, nuestra querida y gran nación, que Dios bendiga por siempre.

Barack Hussein Obama no debía olvidar esta lección de la historia ni pensar que nosotros, los ciudadanos libres, somos sus vasallos.

Nobama
Nueva York, 17 de diciembre de 2009

miércoles, 16 de diciembre de 2009

El enemigo adentro: O de cómo el Islam planea someternos a su dominio

En nuestro artículo de ayer, hemos mostrado solamente la punta del iceberg de la contaminación que sufre nuestra sociedad democrática por las ideas extrañas de esa religión de odio y dominación feudal que es el Islam, gracias a ese virus oportunista de la corrección política mutado en “corrección religiosa”, como certeramente le llamó en su blog nuestra querida amiga Isis Wirth, y que tan de moda está por estos lares desde que en la Casa Blanca está el Sheik Barack Hussein Obama, un hijo de la Umah (congregación de los fieles).

Hoy en el diario español Libertad Digital, Horacio Vázquez Rial, publica un excelente artículo bajo el título de Islam 2010, que aunque francamente resulta escalofriante cuando se lee, debía divulgarse sin cesar porque es junto a la obra de Oriana Falacci, el llamado de alerta más dramático que recordemos acerca del peligro que nos asecha desde las mezquitas en todas partes del mundo y que puede golpearnos cuando menos nos lo imaginemos.

Nobama
Nueva York, 16 de diciembre de 2009

lunes, 14 de diciembre de 2009

Cosas de Obamaland: Escolares de segundo grado debían cantar loas a Allah y negar al niño Jesús


Una batalla sobre la religión se desencadenó en Indiana central ante el deseo de una escuela pública de que los alumnos de segundo grado cantaran una canción en la que se afirma que “Allah es Dios”. La frase fue eliminada poco antes de la presentación después que los padres en número abrumadoramente mayoritario, sólo una familia no tuvo inconveniente, y una organización nacional conservadora lanzaran una sonada protesta.

El director de la Lantern Road Elementary School en Fishers, Indiana, dijo que trataban de enseñar la inclusión de todas las religiones a través de su producción para las fiestas, en la que incluían referencias a las Navidades, Hanukkah, Ramadán, Las Posadas y Kwanzaa. Sin embargo, se pudo comprobar que en el show no se hacía referencia a otro Dios que no fuera Allah.

He aquí lo que los pequeños de segundo grado debían cantar:

“Allah es Dios, recordamos al amanecer,
 Orando hasta la noche durante Ramadán

En esta época de felicidad rogamos la felicidad para ti,


Que Allah esté contigo durante toda tu vida”.


Pero cuando llegaba el momento de que representaran la parte “Cristiana” de las Pascuas, los niños cantarían lo siguiente:

“Yo no sabía que había un pequeño niño en el pesebre. ¿Qué niño es este?
No estoy seguro de que allí estuviera un pequeño niño o no.


Entonces ¿por qué pintas uno en tu escena de la natividad?


Pensé que si allí había un pequeño niño,
me gustaría saber exactamente lo que él dice
.

Lo más curioso y a la vez ultrajante de este caso es que continuamente vemos como en las escuelas a través de toda la nación se elimina toda mención a Jesús en las navidades y en esta escuela ponen en duda su existencia, pero no ven nada malo en que los pequeños canten loas a Allah.

Debido a la enorme irritación y al decidido rechazo de la mayoría de los padres, la escuela, que al principio defendía la canción como una forma de practicar la inclusión de todas las religiones, decidió eliminar la referencia a Allah.

Y oh, qué extraño, ello desató la ira de la Alianza Musulmana de Indiana. “Es desafortunado que fuera eliminado del programa sólo por sentimientos islamofóbicos”, dijo Shariq Siddiqui al periódico Indianapolis Star. “Las escuelas son lugares en los que los niños debían aprender más sobre cada uno de ellos, en lugar de excluirse basándose en estereotipos y conceptos erróneos”.

Uno no puede menos que preguntarse: ¿Acaso no es la religión islámica, acaso no son los musulmanes los que predican el odio contra los infieles? ¿Acaso no son ellos los que declaran la Jihad sobre todos nosotros, quienes no reconocemos a Allah como nuestro Dios y a Mahoma como su único profeta? ¿Acaso no fue uno de ellos quién hace sólo unas semanas asesinó a 14 infieles en Fort Hood, Texas al grito de Allah al Bakr? ¿O es que este Allah al que los pequeños de segundo grado debían cantar es diferente al de los terroristas asesinos del 11 de septiembre? ¿Acaso es otro y no el mismo al que adoran y celebran quienes se hacen explotar y asesinan hasta a sus propios hermanos? ¿Habrá algún Imam que pueda responder a estas preguntas sin librar un fatua condenando a muerte al que las hace por sacrílego y apóstata, tal y como ordenan las suras escritas por el analfabeto Mahoma?

Nobama
Nueva York, 15 de diciembre de 2009

La modestia según Obama: Nuestro Gran Timonel autoevalúa su primer año en el cargo y se adjudica una B+ en su gestión


Barack Hussein Obama le dijo a Oprah que lo único que se interpone para que él se autoadjudique una mejor calificación es que la Reforma de Salud está inconclusa y que muchos norteamericanos se mantienen desempleados.

En una entrevista transmitida el domingo, se otorgó, según sus propias palabras “una sólida B+” por su primer año en el cargo. En la misma conversación con su incondicional Winfrey, el Gran Timonel expresó que había logrado progresos en los frentes económico e internacional.

Cada día que pasa, Obama y sus acólitos en la llamada Gran Prensa norteamericana, se parecen más a Fidel Castro y a la Prensa Nacional Cubana. En ambos casos, parecería que hablan de un país diferente al que se encuentran y si les hacemos caso, el apoyo que reciben de sus pueblos es masivo e incondicional. Lamentablemente, los cubanos no tienen medios para comparar lo que les dice el Granma y el Noticiero Nacional de TV y aunque en sus despensas no ven las abundantes viandas y bienes que reflejan el sobrecumplimiento de los planes de Granjas y Cooperativas, tienen que resignarse a aceptar el mensaje oficial o a buscar, a riesgo de ser considerados contrarrevolucionarios, la verdad en medios alternativos como Radio Martí, los periodistas independientes o a Radiobemba.

Afortunadamente por acá, todavía contamos con sectores informativos y profesionales que no se han plegado a la Gran Mentira Socialista de la administración Obama y a través de los cuales podemos conocer la verdad de cómo piensa el pueblo norteamericano, el legítimo tribunal para calificar a sus funcionarios electos.

Así, por ejemplo, la prestigiosa firma de encuestas Rasmussen Reports, muestra hoy lunes que sólo el 24% de los votantes aprueban decididamente la gestión de Obama como presidente, mientras el 42% la desaprueba decididamente, lo que le otorga al Gran Timonel un índice de desaprobación del -18%. Es decir, la mayoría de los votantes le otorga un sonado suspenso. En cifras generales el 55% desaprueba su gestión y el 44% la aprueba. Pero la peor cifra y la que más temen los Obámicos es la de los independientes, gracias a los cuales salió electo, en la que sólo el 36% favorece su gestión.

Por otro lado, su cacareada Reforma de la Salud, u ObamaCare como la sabiduría popular la ha bautizado, cuenta con el rechazo decidido del 56% de la población, mientras sólo el 40% la favorece. El 76% de todos los votantes favorece la Economía de Libre Mercado y se opone a la interferencia del Gobierno en la gestión económica, mientras el 65% piensa que la nave es piloteada en la dirección equivocada y sólo el 30% piensa que la dirección del timón es la correcta.

Después de ver estas y otras cifras como las de Gallup, uno no puede menos que preguntarse ¿con quién diablos habla Barack Hussein Obama? ¿Vive él en el mismo país en que vivimos nosotros? ¿Será que no le importa lo que We The People pensemos de él?

Bueno, no resulta extraño, a Stalin, como a Mao, como a Castro y a todos los dictadores, no les gustaba ni les gusta recibir malas noticias, sobre todo cuando ponían en duda su celestial sabiduría. ¿Pasará lo mismo con nuestro Gran Timonel, Capitán invicto del Hope and Change hacia el desastre?

Nobama
Nueva York, 14 de diciembre de 2009

viernes, 11 de diciembre de 2009

En Copenhagen se planea la nueva
“Toma del cielo por asalto”


“Si te fijas en el último capítulo de mi Dieciocho Brumario, verás que expongo como próxima tentativa de la revolución francesa no hacer pasar de unas manos a otras la máquina burocrático-militar, como venía sucediendo hasta ahora, sino demolerla, y ésta es justamente la condición previa de toda verdadera revolución popular en el continente. En esto, precisamente, consiste la tentativa de nuestros heroicos camaradas de París”.
Karl Marx, Carta a Ludwig Kugelmann
Londres, 12 de abril de 1871

Hace ya más de 132 años el proletariado de París, según escribió Marx, intentó tomar el cielo por asalto y protagonizó la primera experiencia de gobierno proletario y socialista en la historia de la humanidad. Después, como sabemos, vinieron Lenin, Stalin, Hitler, Mussolini, Fidel Castro, Ché Guevara, Hugo Chávez y ahora nos llega Barack Hussein Obama. Los primeros, de una forma u otra y en su momento pretendieron, y algunos lo lograron, la “Toma del cielo por asalto”, que no es otra cosa que la toma del poder absoluto. Algunos le llamaron Revolución Mundial, toma del poder por el proletariado, alianza obrero-campesina, lucha contra la conspiración judeo-masónica, Socialismo del siglo XXI y más reciente redistribución de las riquezas usurpadas por las clases burguesas capitalistas dominantes, a los que con su sudor, al decir de Marx, “crean las riquezas” en nombre de una justicia social dominada por el igualitarismo para esos que sudan y crean las riquezas y de privilegios y abundancia para los “sacrificados camaradas” de la nomenklatura.

Como ya es historia, el experimento que se llevara a la práctica por primera vez en la Comuna de París, como allí, ha fracasado en todos los lugares en que los totalitarios lograron hacerse del poder y sólo aquellas naciones con economías de mercado lograron establecer sociedades más justas, en las que el individuo y no la masa informe y sin rostro, era el centro del universo de sus estructuras legales, y la oportunidad el camino al éxito, a la solvencia económica y al confort. Esa es la lección que nos muestra la historia y que ha hecho de esta, nuestra gran nación, el ejemplo a imitar de aquellos que quisieron avanzar en la senda del progreso.

Pero el hombre, ser imperfecto a pesar de estar hecho a la imagen y semejanza de su creador, una y otra vez vuelve a caer en las mismas trampas sediciosas que le tienden los pícaros que desde la Comuna de París, le venden con éxito ese modelo llamado de sociedad justa e igualitaria, ese falsificado y decrépito Retrato de Dorian Grey.

En los años 70 y a principios de los 80 y gracias a que después de la II Guerra Mundial, el proceso mundial de descolonización se aceleró por la influencia de los Estados Unidos en la entonces recién creada ONU y muchas antiguas colonias fueron alcanzando la independencia e integrándose en el organismo mundial, esas naciones, que para esa época ya se conocían como el Tercer Mundo, se fueron haciendo la mayoría en las Naciones Unidas. Para entonces, la Guerra Fría estaba en todo su apogeo y el Cáncer cubano se había extendido en la forma de Movimientos de Liberación Nacional a casi todo el llamado Tercer Mundo. Los países integrantes de la OPEC comenzaron a recibir la mayor transferencia de riquezas desde los países desarrollados y aquellas naciones que no contaban con el llamado Oro Negro, instigadas principalmente desde la habana, comenzaron en la ONU y otros foros internacionales, a clamar por lo que llamaron un “Nuevo Orden Económico Internacional”.

El Primer Mundo, según ellos, debía devolver las riquezas que durante siglos de dominación les habían saqueado, todo lo cual encontró eco en los Partidos y Organizaciones marxistas de los países desarrollados y así comenzó una transferencia masiva de fondos y recursos a esas naciones, en las que, curiosamente, los pobres eran cada vez más pobres y los más afortunados no eran otros que las privilegiadas cleptocracias de esos países que, como Fidel Castro, comenzaron a aparecer en la revistas entre los hombres más ricos del planeta. Entonces llegó la crisis de los 80 y junto con ella Ronald Reagan y Margaret Tatcher que, de momento, pusieron fin al relajo.

Pero como sabemos esa ideología es un virus mutante que se mantiene latente y se disfraza para ocultarse en la urdimbre social. Oportunista como todos los virus, esperó a que apareciera una crisis económica bien estructurada y un nuevo mantra ideológico que calara bien entre los más jóvenes y que le dieran la oportunidad de intentar de nuevo la Toma del cielo por asalto.

Llegaron el 11 de septiembre de 2001 y el nuevo mantra convertido en religión: El Calentamiento Global como fase superior del ambientalismo y por fin, además, un carismático Presidente de los Estados Unidos infectado hasta el tuétano con el virus del socialismo y con la arrogancia, la autosuficiencia y la hipocresía imprescindibles para llegar a convertirse en dictador totalitario.

Una de las principales metas de la reunión de Copenhagen es destruir las economías de los países industrializados a través de la transferencia de riquezas hacia los países del Tercer Mundo, encareciendo en unos casos y suprimiendo en otros, la producción de sus principales industrias energéticas a partir de fijar regulaciones mundiales a la emisión de Gases de Invernadero, que serán imposibles de cumplir sin lastimar seriamente las capacidades productivas de esos países, todo ello en el nombre de salvar al planeta como clama Fidel Castro últimamente en sus llamadas Reflexiones. El virus, como por arte de magia, ha mutado y de Rojo se ha convertido en Verde, curiosamente el color que se le atribuye a la Esperanza (Hope). ¿Coincidencias?

Barack Hussein Obama, estará en Copenhagen el 18 de diciembre, donde se supone que se firme un acuerdo que pondrá la primera piedra o manifiesto fundacional del futuro Gobierno Mundial, el sueño dorado de todos los totalitarios a través de la historia. En el mismo instante en que se inauguró la Conferencia en Copenhagen, en pasmosa sincronía, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, emitió un comunicado en el que estableció su jurisdicción sobre la regulación de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) al declararlas “un peligro” para la salud humana. Y como nuestra economía funciona principalmente basada en el carbón, la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU.) lo regulará prácticamente todo. Ninguna empresa o institución que emita más de 250 toneladas de CO2 al año, quedará fuera del alcance de las garras de la EPA. Ello significa millones de Edificios de viviendas, oficinas, comercios, hospitales, fábricas, escuelas, etc., etc., bajo su control. Prácticamente el país entero.

Con las leyes del ObamaCare y Cap & Trade atascadas en el Senado, Obama pretende a través de la EPA dar este sincronizado golpe de estado que le permita circunvalar al Congreso si el Senado no se arrodilla ante él y le aprueba las leyes que le otorgarán el Poder absoluto, aquel con el que vienen soñando los comunistas desde la fracasada Comuna de París. De ahí que, como expresó el maestro Charles Krauthammer, la posibilidad de una nueva Revolución Americana no parece ser un disparate.

Diego Rodriguez-Arche
Nueva York, 11 de diciembre de 2009

miércoles, 9 de diciembre de 2009

¿Estallará una nueva Revolución Americana?


El chantaje de Barack Hussein Obama para aprobar la Ley Cap & Trade podría provocar una revolución. Al menos eso es lo que piensa el famoso columnista sindicado Chuck Krauthammer.



“Miren, esto es chantaje. Es una forma de decirle al Congreso o aprueban la Ley Cap and Trade o nosotros pondremos el Cap (los límites), y no habrá Trade (trato). Nosotros regularemos todos los aspectos de la vida norteamericana. Si la EPA tiene ahora el poder, y quizás con el tiempo lo ponga en práctica, de inmiscuirse en todos los aspectos de la vida norteamericana. Esencialmente lo que puede hacer es regular las emisiones de cualquier institución, cualquier empresa, cualquier bloque de edificios de apartamentos que emita más de 250 toneladas de gas CO2 al año, lo cual es un nivel muy bajo. Ellos dicen que lo elevarán mucho más alto, pero no tienen la autoridad real para hacerlo. De manera que pueden regular cualquier aspecto de la vida norteamericana. En realidad ello es lo que decía Vaclav Klaus, el Presidente de la República Checa: ‘el ambientalismo es el nuevo socialismo’. Es una vía para que el Gobierno Federal, para que lo mejor y más brillante del Gobierno Federal, regule todos los aspectos de la vida. Antiguamente eso tenía el nombre de socialismo, y se hacía en nombre de la igualdad social. Ahora es en el nombre del planeta. Como vía para la izquierda es una estrategia inteligente, pero es una vía infernal para hacerlo. Si usted decide hacerlo, al menos debe tener el consenso del Congreso. Si lo hace a través de regulaciones (Gobernando por decreto como Chávez), la administración tendrá ante sí el estallido de una revolución”.

Asusta esta predicción del maestro Krauthammer, pero para decirlo con franqueza esa es también nuestra opinión y la de muchos norteamericanos; de ahí que en las encuestas más recientes, incluida la de Gallup, Obama cuente con sólo el 47% de aprobación a su gestión y la tendencia sigue a la baja.

Lo expresado por el Dr. Klaus no puede menos que hacernos recordar aquellos primeros meses después del triunfo de la Revolución castrista en Cuba, en la que muchos críticos, los que valga la aclaración, tenían razón, le llamaron la Revolución del Melón porque era verde por fuera y roja por dentro y nunca mejor que ahora, el epíteto podría emplearse para caracterizar a aquellos que escudándose en la salvaguarda de la madre tierra y que se hacen llamar verdes, pretendan la toma del poder absoluto y el control de nuestras vidas al estilo de lo que el visionario Orwell, nos legara en su monumental 1984. Tras la ortodoxia del cambio climático con la que la administración Obama está comprometida hasta el tuétano se encuentra el viejo sueño comunista, y no se asusten con la palabra, de la redistribución de la riqueza, propósito declarado por Obama durante la campaña en aquella reveladora conversación con Joe el Plomero en la que la mayoría de los votantes norteamericanos no quisieron ver el peligro que para nuestras libertades y estilo de vida asechaba detrás de las palabras del entonces candidato Barack Obama, que entonces había suprimido el Hussein.

En Nobama siempre hemos advertido y denunciado lo que pretende este Tartufo, proyecto de dictatorzuelo al estilo Chávez. También hemos dicho desde la campaña y, lamentablemente, el tiempo nos ha ido dando la razón, que las joyas principales de la Corona Obámica serían tres: El llamado Estímulo económico, el ObamaCare y la Ley Cap & Trade (Energía) y que después que las consiguiera muy poco podríamos hacer para recuperar nuestras libertades y la esencia de nuestra nación. Entonces, cuando la campaña, al igual que antes lo hicieran Castro y Chávez, negaban y hasta parecían sentirse insultados cuando los acusaban de socialistas, hoy ya casi al lograr sus propósitos, a las buenas o a las malas, ni siquiera se ocultan para decirlo y si todavía algún lector tiene alguna duda, sólo tendría que escuchar a Cass Sunstein el Czar Regulador de la Administración Obama: “Resulta hasta posible que la deseada redistribución se consiga a través de la política del cambio climático que de cualquier otra forma, o que se logre con más efectividad a través de la política climática que directamente a través de la ayuda externa”, sustituyan política por Decretos Reguladores y verán como el panorama se les aclara mucho más.

Y más adelante este llamado Czar Regulador señala la esencia de la filosofía Obámica: “Nosotros estamos de acuerdo en que si los Estados Unidos gasta una gran cantidad en la reducción de las emisiones como parte de un acuerdo internacional y si el acuerdo otorga ayuda en particular a los más necesitados, las consideraciones de justicia distributiva apoyan su acción (del gobierno norteamericano), incluso si fueran imaginables mejores mecanismos de redistribución. Si nos preocupa el bienestar social, debemos aprobar una situación en la que un país rico está dispuesto a auto sacrificarse en cierta medida, cuando el mundo se beneficia más que lo que esa nación pierde”.

¿A qué sacrificios se refiere el Comisario Sunstein? (De aquí en adelante dejaremos de llamar Czares al Gobierno Paralelo de Obama y les llamaremos como lo que realmente son: Comisarios Políticos en el más rancio estilo Stalinista). Pues el mismo Obama se encarga de aclararnos hasta dónde están dispuestos a llegar en sus planes totalitarios de Gobierno Mundial cuando promete que arruinará a la industria del carbón: “De manera que si alguien desea construir una planta cuya energía dependa del carbón, puede hacerlo; lo único es que los arruinaremos porque les cargaremos una suma enorme por todos esos gases de invernadero que emitirán”.

También muchos, incluso amigos y colegas, se preguntan ¿cómo podrá Obama circunvalar la Constitución y los Poderes establecidos para someter a los Estados Unidos al dictado de un Gobierno Mundial, que le quitará a las naciones ricas para darle a las naciones pobres? Pues como lo han hecho todos los dictadores totalitarios que recuerda la historia, y por si alguien no lo recuerda o no lo sabe veamos este fragmento de un mitin de campaña del entonces candidato Obama:



“No podemos seguir confiando sólo en nuestras Fuerzas Armadas para lograr los objetivos de seguridad nacional que nos proponemos. Necesitamos una Fuerza Civil de Seguridad Nacional tan poderosa y tan fuerte, como tan bien provista de fondos”.

Hoy, como entonces, nos preguntamos: ¿Para qué Barack Hussein Obama necesita una Fuerza Civil de Seguridad Nacional que sea “tan poderosa, tan fuerte y tan bien provista de fondos” como nuestras Fuerzas Armadas? ¿Cuál es el propósito de esta fuerza paramilitar? ¿A quién le deberá su lealtad? ¿Acaso a la Constitución?

En Nobama pensamos que la rebelión que se avecina y de la que ya vimos un avance en el verano y en el transcurso del año con los Tea Party Meetings no será sólo contra Obama y sus secuaces en el Congreso, sino que también alcanzará al Partido Republicano tan lejos de ser ya el Partido de Reagan. Día a día vemos en los medios y a través de C-Span en el Congreso que raramente los legisladores Republicanos se expresan al respecto como la mayoría de los norteamericanos. Mayoritariamente atacados por el virus de la corrección política raramente los escuchamos mencionar la palabra socialismo y mucho menos marxismo, al referirse a lo que realmente encierran las leyes que discuten ahora mismo en el Congreso. ¿Por qué se resisten a llamarle a las cosas por su nombre y a encabezar la lucha por derrotar la agenda totalitaria de Obama? Esa resistencia hace pensar a muchos que lo que realmente están representando en el Congreso es una suerte de Kabuki del que ya todos saben el final. Pero afortunadamente, el pueblo norteamericano está ya harto de tanta mentira y corrupción y se prepara para librar la primera batalla real de esta rebelión en el mes de noviembre del año del Señor de 2010. Pero esto podría adelantarse si firma el tratado que se cocina en Copenhagen y trata de imponernos el impuesto mundial de redistribución de la riqueza, el sueño marxista leninista de una sociedad igualitaria en todo el mundo.

Según el legado de nuestros Padres Fundadores eso sería traición y deberá responder por ello. Ese es el verdadero sentido de los Tea Party Meetings, el pueblo norteamericano no ha olvidado que la Revolución Americana se peleó bajo el lema de taxation without representation, es decir pago de impuestos sin representación.

Nobama
Nueva York, 9 de diciembre de 2009

lunes, 7 de diciembre de 2009

La Reforma energética: Otra vuelta de tuerca en la toma del poder absoluto por parte de
Barack Hussein Obama

“Existen problemas todavía más graves e inmediatos para todos los pueblos del mundo: el cambio climático; tal vez el peor y más urgente en este instante. Antes del 18 de diciembre, cada Estado deberá adoptar una decisión. De nuevo el ilustre Premio Nobel de la Paz, Barack Obama, deberá definir su posición sobre el espinoso asunto”.
Fidel Castro
Reflexiones en el Periódico Granma
1ro de diciembre de 2009
Hoy, en medio de la controversia de lo que ya se conoce como el Climategate se inauguró en Copenhagen la Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático. Allí, Jonathan Pershing, el vice enviado especial de los Estados Unidos para el cambio climático, dijo que los Estados Unidos no esperaban que en esta reunión se lograra un tratado obligatorio legal sobre el tema, pero que sí tratarían de conseguir un “acuerdo político” que condujera a ese tipo de acuerdo en el futuro. El señor Pershing, al igual que la Casa Blanca, el New York Times y el resto de la “objetiva” llamada Gran Prensa norteamericana, restó importancia a la controversia surgida acerca de la fuga de los e-mails en el centro de investigación británico. “Creo que ello no tendrá ningún efecto real sobre la reunión”, dijo. “La fundamentación científica es increíblemente sólida. Y mientras miramos hacia el futuro, me preocupa mucho, mucho más el que no actuemos con la urgencia necesaria que lo que ultimadamente es sólo un ruidito intenso (small blip) en la historia de este proceso”. Sin dudas que habría que coincidir con el Representante por California Darrell Issa, quien refiriéndose a lo expresado por Pershing dijo: “Richard Nixon dijo eso mismo acerca de las revelaciones de Garganta Profunda (Deep Throat) sobre la entrada ilegal”, refiriéndose al edificio Watergate y que como ya es historia acabó en la renuncia de Nixon.

En extraña coincidencia con estas declaraciones y el inicio de la Conferencia y a pesar de la oposición que ha desatado en el Congreso el Climategate, hoy la EPA (Administración para la Protección Ambiental de los Estados Unidos) declaró a los gases de efecto invernadero (greenhouse gas) como un peligro para la salud pública, una descarada movida que le desbroza el camino a la administración para la emisión de futuras y draconianas regulaciones que podrían acabar con la industria energética norteamericana y lo que es más importante, abona el terreno para la futura toma del poder absoluto por parte de Barack Hussein Obama. Basándose en una teoría legal concebida originalmente por la Czarina del Clima Carol Browner a finales de los años 90, la EPA avanza en sus regulaciones de los gases de invernadero amparada en la Ley del Aire Limpio de 1970 (Clean Air Act), a pesar de que en 1970 todavía la izquierda mundial no había inventado el calentamiento global y que los hoy científicos de la catástrofe del efecto invernadero, nos advertían entonces sobre la proximidad de una terrible y catastrófica ¡edad del hielo!

Hoy, a tono con los nuevos tiempos y las nuevas teorías,
Lisa Jackson, Jefa de la EPA, dijo en una declaración que los resultados de las investigaciones, hacen que se declare al dióxido de carbono y a otros cinco gases de invernadero como una amenaza para la salud pública y marcan el comienzo de una campaña en los Estados Unidos, destinada al enfrentamiento de las emisiones de gases de invernadero. “Estos hallazgos durante tanto tiempo obviados, colocan en la historia al año 2009, como el año en el que el Gobierno de los Estados Unidos comenzó a enfrentar el reto de la contaminación a causa de los gases de efecto de invernadero y proporcionan la oportunidad para la reforma de la energía limpia”.

La meticulosa sincronía del anuncio de la EPA con la inauguración de la Conferencia en Copenhagen, sirve como elemento de fuerza, otro más entre tantos de esta que ya se perfila como la administración más autoritaria en la historia de la nación, para presionar al Congreso a que apruebe la Ley Cap & Trade (Energía y Clima).

Nuestros lectores en Nobama recordarán que el pasado 23 de noviembre en un artículo titulado De Fraudes, Sobornos, Chantajes, Matonismos y Mentiras y de Cómo convertirse en dictador en el país más democrático del mundo, advertíamos sobre cómo Barack Hussein Obama movía sus peones para convertirse en Hombre Fuerte al estilo de Hugo Chávez. Primero venía el ObamaCare y el año próximo la Ley Cap & Trade y así dar casi la vuelta de tuerca final para su toma del poder absoluto. Entonces decíamos: “El proyecto de Ley exige la declaración federal de una “emergencia climática” si los niveles mundiales de los llamados gases de efecto invernadero (greenhouse gas) alcanzan las 450 partes por millón. Y ¿adivinen qué? El Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico (Pacific Northwest National Lab) dice que es casi seguro que ese nivel se alcance en unos meses. El proyecto de Ley exige que en ese momento el Presidente 'ordene a todas las agencias federales a que utilicen la autoridad legal existente para tomar las medidas apropiadas para subsanar las deficiencias' para lograr las reducciones necesarias en los gases de invernadero”.

Inmediatamente después de la declaración de la EPA y en también asombrosa sincronía, los Demócratas, se pronunciaron diciendo que el anuncio sólo reforzaba los “sólidos argumentos existentes” para exigir la acción inmediata del Gobierno. “Esta claro ahora que si tomamos en serio nuestra responsabilidad de proteger y defender a nuestro pueblo de esta amenaza, el Senado tiene el deber de actuar en la legislación dobre el cambio climático”, dijo la Senadora Bárbara Boxer, (la misma Senadora que incluyó la disposición a que hacíamos referencia el 23 de noviembre). “A la luz de la conclusión de peligrosidad emitida por la EPA, la comparecencia del presidente en Copenhague tendrá un peso aún mayor, porque demuestra que Estados Unidos toma este asunto muy en serio y avanza hacia su solución”.

Allá aquellos que no quieran por mal intencionados o sean tan ciegos que no puedan conectar los puntos.

De momento sólo les hacemos una primera predicción: Obama, regresará de Copenhagen con el acuerdo de establecer un impuesto mundial para poder cubir los $164 mil millones que costará anualmente hasta el 2020 el ascenso al trono de Su Serenísima Majestad Imperial, el Gran Czar Barack Hussein Obama.

Nobama
Nueva York, 7 de diciembre de 2009