miércoles, 9 de diciembre de 2009

¿Estallará una nueva Revolución Americana?


El chantaje de Barack Hussein Obama para aprobar la Ley Cap & Trade podría provocar una revolución. Al menos eso es lo que piensa el famoso columnista sindicado Chuck Krauthammer.



“Miren, esto es chantaje. Es una forma de decirle al Congreso o aprueban la Ley Cap and Trade o nosotros pondremos el Cap (los límites), y no habrá Trade (trato). Nosotros regularemos todos los aspectos de la vida norteamericana. Si la EPA tiene ahora el poder, y quizás con el tiempo lo ponga en práctica, de inmiscuirse en todos los aspectos de la vida norteamericana. Esencialmente lo que puede hacer es regular las emisiones de cualquier institución, cualquier empresa, cualquier bloque de edificios de apartamentos que emita más de 250 toneladas de gas CO2 al año, lo cual es un nivel muy bajo. Ellos dicen que lo elevarán mucho más alto, pero no tienen la autoridad real para hacerlo. De manera que pueden regular cualquier aspecto de la vida norteamericana. En realidad ello es lo que decía Vaclav Klaus, el Presidente de la República Checa: ‘el ambientalismo es el nuevo socialismo’. Es una vía para que el Gobierno Federal, para que lo mejor y más brillante del Gobierno Federal, regule todos los aspectos de la vida. Antiguamente eso tenía el nombre de socialismo, y se hacía en nombre de la igualdad social. Ahora es en el nombre del planeta. Como vía para la izquierda es una estrategia inteligente, pero es una vía infernal para hacerlo. Si usted decide hacerlo, al menos debe tener el consenso del Congreso. Si lo hace a través de regulaciones (Gobernando por decreto como Chávez), la administración tendrá ante sí el estallido de una revolución”.

Asusta esta predicción del maestro Krauthammer, pero para decirlo con franqueza esa es también nuestra opinión y la de muchos norteamericanos; de ahí que en las encuestas más recientes, incluida la de Gallup, Obama cuente con sólo el 47% de aprobación a su gestión y la tendencia sigue a la baja.

Lo expresado por el Dr. Klaus no puede menos que hacernos recordar aquellos primeros meses después del triunfo de la Revolución castrista en Cuba, en la que muchos críticos, los que valga la aclaración, tenían razón, le llamaron la Revolución del Melón porque era verde por fuera y roja por dentro y nunca mejor que ahora, el epíteto podría emplearse para caracterizar a aquellos que escudándose en la salvaguarda de la madre tierra y que se hacen llamar verdes, pretendan la toma del poder absoluto y el control de nuestras vidas al estilo de lo que el visionario Orwell, nos legara en su monumental 1984. Tras la ortodoxia del cambio climático con la que la administración Obama está comprometida hasta el tuétano se encuentra el viejo sueño comunista, y no se asusten con la palabra, de la redistribución de la riqueza, propósito declarado por Obama durante la campaña en aquella reveladora conversación con Joe el Plomero en la que la mayoría de los votantes norteamericanos no quisieron ver el peligro que para nuestras libertades y estilo de vida asechaba detrás de las palabras del entonces candidato Barack Obama, que entonces había suprimido el Hussein.

En Nobama siempre hemos advertido y denunciado lo que pretende este Tartufo, proyecto de dictatorzuelo al estilo Chávez. También hemos dicho desde la campaña y, lamentablemente, el tiempo nos ha ido dando la razón, que las joyas principales de la Corona Obámica serían tres: El llamado Estímulo económico, el ObamaCare y la Ley Cap & Trade (Energía) y que después que las consiguiera muy poco podríamos hacer para recuperar nuestras libertades y la esencia de nuestra nación. Entonces, cuando la campaña, al igual que antes lo hicieran Castro y Chávez, negaban y hasta parecían sentirse insultados cuando los acusaban de socialistas, hoy ya casi al lograr sus propósitos, a las buenas o a las malas, ni siquiera se ocultan para decirlo y si todavía algún lector tiene alguna duda, sólo tendría que escuchar a Cass Sunstein el Czar Regulador de la Administración Obama: “Resulta hasta posible que la deseada redistribución se consiga a través de la política del cambio climático que de cualquier otra forma, o que se logre con más efectividad a través de la política climática que directamente a través de la ayuda externa”, sustituyan política por Decretos Reguladores y verán como el panorama se les aclara mucho más.

Y más adelante este llamado Czar Regulador señala la esencia de la filosofía Obámica: “Nosotros estamos de acuerdo en que si los Estados Unidos gasta una gran cantidad en la reducción de las emisiones como parte de un acuerdo internacional y si el acuerdo otorga ayuda en particular a los más necesitados, las consideraciones de justicia distributiva apoyan su acción (del gobierno norteamericano), incluso si fueran imaginables mejores mecanismos de redistribución. Si nos preocupa el bienestar social, debemos aprobar una situación en la que un país rico está dispuesto a auto sacrificarse en cierta medida, cuando el mundo se beneficia más que lo que esa nación pierde”.

¿A qué sacrificios se refiere el Comisario Sunstein? (De aquí en adelante dejaremos de llamar Czares al Gobierno Paralelo de Obama y les llamaremos como lo que realmente son: Comisarios Políticos en el más rancio estilo Stalinista). Pues el mismo Obama se encarga de aclararnos hasta dónde están dispuestos a llegar en sus planes totalitarios de Gobierno Mundial cuando promete que arruinará a la industria del carbón: “De manera que si alguien desea construir una planta cuya energía dependa del carbón, puede hacerlo; lo único es que los arruinaremos porque les cargaremos una suma enorme por todos esos gases de invernadero que emitirán”.

También muchos, incluso amigos y colegas, se preguntan ¿cómo podrá Obama circunvalar la Constitución y los Poderes establecidos para someter a los Estados Unidos al dictado de un Gobierno Mundial, que le quitará a las naciones ricas para darle a las naciones pobres? Pues como lo han hecho todos los dictadores totalitarios que recuerda la historia, y por si alguien no lo recuerda o no lo sabe veamos este fragmento de un mitin de campaña del entonces candidato Obama:



“No podemos seguir confiando sólo en nuestras Fuerzas Armadas para lograr los objetivos de seguridad nacional que nos proponemos. Necesitamos una Fuerza Civil de Seguridad Nacional tan poderosa y tan fuerte, como tan bien provista de fondos”.

Hoy, como entonces, nos preguntamos: ¿Para qué Barack Hussein Obama necesita una Fuerza Civil de Seguridad Nacional que sea “tan poderosa, tan fuerte y tan bien provista de fondos” como nuestras Fuerzas Armadas? ¿Cuál es el propósito de esta fuerza paramilitar? ¿A quién le deberá su lealtad? ¿Acaso a la Constitución?

En Nobama pensamos que la rebelión que se avecina y de la que ya vimos un avance en el verano y en el transcurso del año con los Tea Party Meetings no será sólo contra Obama y sus secuaces en el Congreso, sino que también alcanzará al Partido Republicano tan lejos de ser ya el Partido de Reagan. Día a día vemos en los medios y a través de C-Span en el Congreso que raramente los legisladores Republicanos se expresan al respecto como la mayoría de los norteamericanos. Mayoritariamente atacados por el virus de la corrección política raramente los escuchamos mencionar la palabra socialismo y mucho menos marxismo, al referirse a lo que realmente encierran las leyes que discuten ahora mismo en el Congreso. ¿Por qué se resisten a llamarle a las cosas por su nombre y a encabezar la lucha por derrotar la agenda totalitaria de Obama? Esa resistencia hace pensar a muchos que lo que realmente están representando en el Congreso es una suerte de Kabuki del que ya todos saben el final. Pero afortunadamente, el pueblo norteamericano está ya harto de tanta mentira y corrupción y se prepara para librar la primera batalla real de esta rebelión en el mes de noviembre del año del Señor de 2010. Pero esto podría adelantarse si firma el tratado que se cocina en Copenhagen y trata de imponernos el impuesto mundial de redistribución de la riqueza, el sueño marxista leninista de una sociedad igualitaria en todo el mundo.

Según el legado de nuestros Padres Fundadores eso sería traición y deberá responder por ello. Ese es el verdadero sentido de los Tea Party Meetings, el pueblo norteamericano no ha olvidado que la Revolución Americana se peleó bajo el lema de taxation without representation, es decir pago de impuestos sin representación.

Nobama
Nueva York, 9 de diciembre de 2009

7 comentarios:

Reflexiones de Chocolatico Pérez dijo...

Nobama, no podrías acusar a Obama formalmente por violar la Constitución, por querer eliminar las bases que sustentan la Democracia Norteamericana. Si es acusado tendrá que ir a juicio, y si se da el juicio podrá ser denunciado públicamente. Entonces la gente verá qué es lo que realmente se trae y tendrán que decidir, si lo aceptan, entonces vente para el Miami de Alemania ( Colonia) con El Abicú Liberal.

Esto no es ningún chiste, aquí en Alemania se han dado dos o tres casos de gentes que han demandado judicialmente Leyes o medidas del Estado y el tribunal a fallado a su favor, demostrando así que en democracia se puede lograr cosas que parecían imposibles.

El panorama que explicas es cada vez más desolador, esto parece una pesadilla. Ya Cuba ha perdido importancia para mi. Imagínate, cuando EEUU sean socialistas, el Mundo será dominaado por el Islam, Hussein es Hussein.

Saludos.

Nobama dijo...

Estimado amigo Chocolatico, según nuestra Constitución al Presidente en ejercicio sólo lo puede juzgar el Senado después que la Cámara apruebe los artículos de Impeachment (imputación o acusación). El Senado aceptará o no los artículos por el voto de las 3/4 partes y entonces comenzaría el juicio político que podría terminar o no con su democión de la Presidencia. Recordar a Nixon y a Clinton. Lo que sí se puede hacer y de seguro sucederá en un futuro digamos que inmediato, es el cuestionamiento jurídico de las acciones del Presidente como violatorias de la Constitución y las Leyes, lo que seguramente llegaría a la Corte Suprema y a partir de ese principio el Presidente está obligado por la Constitución a someterse al fallo de la Corte Suprema y revertir sus acciones. Como ves es un proceso largo y complicado, pero no imposible. Por eso lo que se gesta es una rebelión civil que denuncie constantemente los planes de Obama y, Dios mediante, en Noviembre de 2010, el pueblo elegirá a verdaderos patriotas, no importa de qué partido, que defiendan la Constitución y el legado de los Padres Fundadores. A eso es a lo que se llama Conservative Grassroot Movement (Movimiento Conservador de Raíces Populares), que es la verdadera oposición al Tartufo y a lo que más le teme.
Además, tienes mucha razón cuando calificas de pesadilla lo que está sucediendo y habría que agregarle el adjetivo de peligrosa, porque lo que se cocina en Copenhagen no es un peligro sólo para America, sino para todo el mundo y, claro está, también para esa Colonia a la que llamas el Miami de Alemania. Huír no tendría sentido alguno, amigo. No queda más remedio que hacerle frente y encomendarse a Dios. En estos días seguiremos hablando del tema.
Perdona la extensión y gracias por tus opiniones.
Saludos,
Nobama

Reflexiones de Chocolatico Pérez dijo...

Gracias Nobama por tu esclarecedora respuesta. De verdad que es un largo camino. Tengo esperanzas de que en Nov. del 2010 el pueblo se rebele y elija a defensores de la Libertad y la Democracia, por el bien de todos.

Huir no resuelve el problema como muy bien dices, y además, adonde, después que la nueva izquierda tome el poder global...

Saludos

Chocolatico Pérez

Reflexiones de Chocolatico Pérez dijo...

Hace ya un tiempo, el Abicú predijo, que con miras a las elecciones del 2012, él, BHO, dejaría en el camino a todo el que tuviera que dejar para salvarse, metiendo un cambiazo. Parece que eso comenzó desde el reconocimiento de las elecciones en Honduras...

palacio dijo...

No habra ninguna revolucion eso lo sabe hasta el bobo atillo,el porque es bien facil,el año pasado Ron Paul corrio por la presidencia,aqui todos saben que ron esta encontra de los taxes,que quiere hacer desaparecer el banco federal,pero la gente aunque ustedes no lo crean tiene un sindrome de estocolmo no como el de cuba,pero tiene miedo de que si desaparece algo como lo que ron pide nos joderemos todos,aqui las unicas protestas que veras son las que has visto,pero no veras una gigantesca protesta como la que pedimos nosotros,si no hay una protesta de brazos caido aqui no se soluciona nada,y ahora si salen con el cuento de querer hacer otro partido que hace rato hace farta nos terminaremos de joder como las republicas bananeras,entonces si habra obama pa rato,....brazos caidos,parada de todo tipo de tazes,decir no pago mas meteme preso,y veras como se soluciona todo....no me importa que no me hagan caso eh vivido lo suficiente aqui para saber que somos carneros del partido de turno......

Nobama dijo...

Pues bien estimado amigo Palacio, parece que nosotros ni siquiera jugamos en la novena del Bobo Atillo, porque sí creemos que Chuck Krauthammer, tiene razón y lo creemos porque raras veces se equivoca en sus predicciones y porque lo que hemos podido pareciar en los últimos meses sólo podría compararse a lo que sucedía en los finales de la Presidencia de Carter. Comprendemos su frustración con la fallida campaña de Ron Paul, pero para serle sinceros, esa campaña estaba condenada al fracaso al nacer, si bien las posiciones de Ron Paul en cuanto a su conservadurismo fiscal son compartidas por la mayoría de los conservadores, nosotros incluídos, su visión de unos Estados Unidos aislacionistas; encerrados en su concha, no tiene eco en este país y francamente con razón. Ron Paul niega el excepcionalismo de la nación norteamericana y piensa, como Obama, que somos un país más y que nada tenemos que buscar en otras partes del mundo y llegó a decir que actuabamos como policías mundiales y que nada se nos había perdido en Irak y Afganistán, y que tampoco debíamos estarnos inmiscuyendo en los asuntos internos de otros, tratando de imponer nuestro modelo democrático, por esas y otras muchas razones, que no por miedo, esa campaña no prosperó. En cuanto a lo que dice del tercer partido, no es la primera vez que la disyuntiva se vislumbra, ya Reagan decía cuando corría en las primarias Republicanas que había que decidir si lo que hacía falta era un nuevo partido o recuperar el Republicano y como era un maestro del ingenio en esa misma ocasión dejó esta frase para el recuerdo: “La recesión se produce cuando el vecino pierde su trabajo; la depresión, cuando el que lo pierde es uno mismo; y la recuperación, cuando quien lo pierde es Jimmy Carter”. Perdone usted, pero ni nosotros ni la mayoría del pueblo norteamericano somo carneros del Partido de turno y por eso este país sobrevive y sobrevivirá hasta a Barack Hussein Obama.
Un saludo y perdone la extensión,

Nobama

Zoé Valdés dijo...

No creo en ninguna revolución, pero es muy posible que el pueblo norteamericano no acepte más las imposiciones obamistas. ¿Qué vendrá después? Yo confío en los aldabonazos, Honduras lo consiguió.