lunes, 17 de agosto de 2009

Concierto de la infamia

“Parece que haya que darles las gracias a las buenas gentes de progreso por habernos hecho el favor de no mostrarse descaradamente a favor de la criminal dictadura de los Castro o incluso, en algunos casos, de oponerse tímidamente a ella”.
Daniel Rodríguez Herrera
Internet está hoy llena de artículos y declaraciones sobre el proyectado concierto de Juanes en la Plaza de la Revolución de la Habana. El Nuevo Herald, ese mediocre y manipulador periódico de Miami, que quiere estar con Dios y con el Diablo en lo que a la dictadura de los Castro se refiere, publica hoy varios artículos, dos de ellos, los de Julio Sánchez Cristo y de Alejandro Armengol, ese "brillante y objetivo periodista" del periódico miamense, manipulaciones asquerosas de la verdad con perversas y cobardes alusiones a quienes no se dejaron manipular en el Programa W, y llenos, además, de esa condescendencia ofensiva de aquellos que creen ser más inteligentes que sus lectores y que están llamados a conducirles el pensamiento en estos tiempos tan difíciles. Pero también, menos mal, publican un original artículo de Gina Montaner que propone un giro al concierto que de ser realmente de acceso libre, podría convertirlo en algo que ni Juanes, ni la dictadura, ni los testaferros designados para organizarlo podrían controlar.

Desde la Habana, La Jiribilla, también se ocupa del asunto con sendas entrevistas al duo Silvio-Amaury y un lamentable artículo de Guille Vilar, que muchos que lo conocen dudan de su autoría.

Desde Madrid, muy parecida a La Jiribilla, nos llega Cubaencuentro, y, afortunadamente, Libertad Digital, que publica un artículo de Daniel Rodríguez Herrera, que pone los puntos sobre las íes.

Por último, en la blogosfera, no dejen de revisar el blog de Zoé Valdés, aquí y aquí , principalmente, pero hay mucho más sobre el tema y sin ninguna corrección política.
¡Como Dios Manda!
Nobama
Nueva York, 17 de agosto de 2009

2 comentarios:

Melek dijo...

Excelente Nobama!

Lo que mas me molesta de aquellos que dicen ser apoliticos para justificar sus acciones, es la hipocrecia. Si quieren ir a dar un concierto, que lo hagan y ya! A buen entendedor pocas palabras!

Como comente en el blog de Zoe, no se puede negar que Cuba es una isla prision ... al Juanes ir a cantarle a los cubanos es equivalente a que alguien le cante a prisioneros injustamente encarcelados tras las rejas de una prision, y hacerse el "loco" acerca de la realidad de estos prisioneros inocentes, en vez de denunciar la injusticia!!!

Y si de pronto aceptamos el alarde de ser "apolitico", entonces que? La parte humana no cuenta? Se le podria acusar de ser indiferente y apatico al sufrimiento ajeno? ... A otro perro con ese hueso, pleazzze! ;)

Saludos :) Melek

"No me asusta la maldad de los malos, me aterroriza la indiferencia de los buenos." ~ Gandhi

Esperanza E. Serrano dijo...

Saludos.
No sé si han leido lo que publiqué en mi blog
www.anhelos-y-esperanzas.com relacioando con la plaza y con el concierto.
Se los recomiendo.
Creo que todavía se puede convertir ese concierto en un gran acontecimiento si los asistentes al mismo lo utilizan para manifestar sus ansias de libertad exigiendo cambios reales,libertad total, pidiendo comida y no conciertos, etc. Son muchas las cosas que se pueden hacer en un evento de esa envergadura en estos momentos.
La prensa extranjera presente sería testigo de los reclamos del pueblo cubano de allá, y la dictadura quedaría totalmente desenmascarada.
No es atacando a Juanes como se logra esto, porque eso mas bien ayuda a la tiranía que nuevamente manipulará la información en contra del exilio y se agudizará la division entre nosotros.
Si estrategicamente se hubiera aprovechado la ocasión, estoy segura que el impacto en contra de la tiranía hubiera sido grande.
Este concierto de Juanes es un intento de acercamiento a Cuba por la administración de Obama , (Hillary está por medio).
Atacando a Juanes, atacamos la periferia y no el centro del problema

Los que se oponen al concierto y peor aun, los que han quemado camisas, roto discos etc,están dando una imagen negativa del exilio, eso no ayuda a la causa de la libertad total de Cuba.
No se olviden que allá, el pueblo quiere el concierto, oponernos a ese deseo es enemistarnos con ellos.
por otra parte los gastos de ese concierto corren por el estado cubano, que necesita entrener la pueblo porque hay mucho malestar dentro de la isla.Otro elemento que podemos atacar. Recientemente ese gobierno le está exigiendo al pueblo ahorro, como una condición de vida o muerte, sin embargo gastará recursos de todo tipo en un concierto que solo durará unas horas y se realizará en la capital, los del interior no tienen derecho a nada, pero sí van a sentir ese derroche de recursos que no estaban planificados para eso.
Son muchas las cosas que pudieramos utilizar para atacar a la tiranía, que es nuestra verdadera enemiga, no Juanes, que es solo un instrumento manejado por los grandes camajanes de la politica. Hemos sido tontos al atacarlo, el pudo ser indirectamente nuestro "aliado" para lograr nuestros objetivos, porque le hubieramos podido colar un cantante capaz de estremecer la tribuna. Pero estamos comiendo de lo que pica el pollo.
Cuando el Royal Ballet de Inglaterra estuvo en Cuba el mes pasado nadie protestó, aquello no trascendió politicamente porque el exilio no habló.
pero ahora al hacerlo , me parece que lo está haciendo de manera equivocada,
Es mi modesta opinión
Esperanza.