jueves, 6 de mayo de 2010

Nuestra Ley de Inmigración exige una seria revisión inmediata

El fallido atentado terrorista del Sábado en Times Square ha puesto de manifiesto varias cosas que están mal en nuestra Seguridad Nacional. Algunas de ellas ya se han analizado en Nobama, aún antes de este reciente intento y podrían resumirse en el lapidario título de un artículo de Ann Coulter: Obama National Security Police: Hope Their Bombs Don’t Work (La Política de Seguridad Nacional de Obama: La esperanza de que sus bombas no funcionen).

Barack Hussein Obama, ha puesto nuestra seguridad en riesgo desde el primer día en que tomó posesión de su cargo, al definir el “Apaciguamiento” de nuestros enemigos como elemento principal de su política de Seguridad Nacional. Esa es y parece que seguirá siendo su política futura al respecto, y tanto los dictadores extremistas como Ahmadineyad y los terroristas islámicos ven en ello no la supuesta tolerancia que El Gran Timonel quiere mostrarles, sino la palpable evidencia de que los Estados Unidos se han convertido en una nación cobarde y débil que renuncia unilateralmente a su condición y poderío como primera potencia mundial.

No sólo Obama se inclina ante el Islam, hasta tocar con su frente el piso, sino que junto a él obliga a que, por ejemplo, nuestra Primera Enmienda se arrastre ante los extremistas asesinos al eliminar de nuestro léxico el justo nombre que merecen estos desalmados asesinos, por ser políticamente incorrecto. Desde el mismo inicio de su Presidencia, Barack Hussein Obama, ha profundizado cada vez más nuestra actitud sumisa hacia esa religión de odio, llegando a prohibir toda referencia al “Terror Islamista” o al “Radicalismo Musulmán”, en los documentos y declaraciones gubernamentales, lo que, lógicamente, lejos de reducir el número de ataques en nuestro territorio ha hecho que estos aumenten y esa parece ser la tendencia.

Pero el ataque terrorista del Sábado pasado, también puso de manifiesto una tendencia en la que la maquinaria propagandística del Régimen Obamista no ha querido profundizar y apenas ha mencionado: la debilidad de nuestra Ley de Inmigración a la hora de establecer el camino y los requisitos para obtener la ciudadanía norteamericana, algo de lo que Faisal Shahzad es el último de una serie de ejemplos que confirman esta debilidad.

¿Cómo obtuvo el terrorista su condición de ciudadano norteamericano?

La respuesta resulta tan sencilla como sorprendente: casándose con una ciudadana norteamericana. Según reportes, Shahzad se casó en 2008 con la ciudadana norteamericana Huma Mian, después de pasar diez años viviendo entre nosotros como estudiante extranjero y con visas de trabajo y como nuestra Ley de Inmigración no ha evolucionado con los peligrosos tiempos en que vivimos y los intentos de Reforma anteriores y presentes sólo están dirigidos a lograr una amnistía para los casi 12 millones de ilegales existentes en el país, mayoritariamente de origen hispanoamericano, los terroristas, como nos dice Michelle Malkin, han convertido esta deficiencia (loophole) en la Ley en una “fórmula para el terror probada y verdadera” y, lógicamente, los terroristas se han aprovechado de ella para burlar la vigilancia antes y ahora. El fraude inmigratorio matrimonial proporciona una invaluable cobertura y ayuda para los Jihadis que ya se encuentran en los Estados Unidos. Estos terroristas han planeado muchos ataques a desarrollarse en esta ciudad de Nueva York y la administración Obama lo sabe muy bien. Esto no es nuevo y la misma Michelle Malkin lo ha denunciado en varias ocasiones:

Sayyid A. Nosair se casó con Karen Ann Mills Sweeney para evitar la deportación por haberse quedado después de vencerse su visa. Al casarse pudo adquirir la ciudadanía norteamericana y permaneció en el país. Posteriormente fue acusado y convicto de conspiración en el atentado en 1993 al World Trade Center, en el que murieron seis personas.

Ali Mohamed se convirtió en ciudadanos norteamericano después de casarse con una norteamericana que conoció mientras volaba de Egipto a Nueva York. Más tarde llegó a ser uno de los ayudantes principales de Osama bin Laden y convicto por su papel en los atentados dinamiteros a los Embajadas norteamericanas en África donde murieron 12 norteamericanos y otras 200 personas.

Khalid Abu al Dahab, también convicto en el atentado a las embajadas obtuvo la ciudadanía después de casarse con tres norteamericanas diferentes.

Otro de esos complotados fue Wadih el Hage, Secretario personal de Osama bin Laden, quien en 1985 se casó con April Ray y se naturalizó norteamericano en 1989. Ray sabía de los nexos de su marido con bin Laden, pero al igual que muchas de esas mujeres involucradas en estos falsos matrimonios, ella se declaró ignorante acerca del trabajo de su marido.

Chawki Youssef Hammoud, de origen libanés, fue convicto en la operación de contrabando de cigarrillos, dirigida por Hezbollah desde Charlotte, Carolina del Norte, se casó con la ciudadana norteamericana Jessica Fortune, para obtener una green card (residencia permanente). Su hermano, Mohammed, es un caso verdaderamente notorio, ya que se casó con tres mujeres norteamericanas diferentes. Después de llegar a los Estados Unidos con una visa falsificada, de ser ordenada su deportación y presentar una apelación, se casó con Sabina Edwards para obtener su residencia permanente. Las autoridades federales de inmigración rehusaron otorgarle su estatus de residente legal, después que su primer matrimonio fuera declarado como falso en 1994. Sin que ello lo intimidara en absoluto, en mayo de 1997 se casó con Jessica Wedel y, todavía estando casado con ella, le pagó a Angela Tsioumas para que se casara con él en Detroit. Con este matrimonio, Mohammed obtuvo la residencia legal temporal, lo cual le permitió realizar la operación de obtener dinero en efectivo para el terrorismo de forma fraudulenta. Más tarde fue convicto de 16 cargos, entre los que se incluían el de proporcionar apoyo material a Hezbollah.

En 1993, otros ocho individuos de diversos países del Medio Oriente, conjurados para poner bombas en sitios destacados de la ciudad de Nueva York, Fadil Abdelgani, Amir Abdelgani, Siddig Ibrahim Siddig Ali, Tarig Elhassan, Abdo Mohammed Haggag, Fares Khallafalla, Mohammed Saleh y Matarawy Mohammed Said Saleh, obtuvieron todos la residencia legal permanente al casarse con ciudadanas norteamericanas.

Un año después del 11 de septiembre, funcionarios del Departamento de Seguridad Interna, llevaron a cabo lo que llamaron Operation Broken Vows, con la que lograron desactivar una vasta operación de matrimonios fraudulentos de ilegales procedentes del Medio Oriente. Las autoridades se quedaron pasmadas con el alcance del fraude matrimonial, el cual abarcaba de Boston a Carolina del Sur y hasta California”.

Pero lamentablemente y a pesar de las claras evidencias del peligro que este fenómeno representa para nuestra seguridad nacional y que quedara bien demostrado con el autor del atentado fallido de Times Square, el matrimonio fraudulento se mantiene como uno muy peligroso por la poca atención que se le presta y por la lasitud de nuestra Ley de Inmigración, la que, por ejemplo, reduce el tiempo de espera para obtener la ciudadanía norteamericana en más de la mitad para los beneficiarios de una visa por matrimonio con una ciudadana o ciudadano norteamericano.

Ayer, Barack Hussein Obama, saludó la fecha nacional mexicana del 5 de mayo, expresando su voluntad de comenzar a trabajar este año en una Reforma Inmigratoria Integral, pomposo nombre que al igual que el ObamaCare no será de ningún beneficio real para nuestra nación, porque de lo que se trata es de conseguir la amnistía para todos los inmigrantes ilegales que se encuentran en el país, cuyo monto se calcula en más de 12 millones, cuando en realidad lo que se impone primero es garantizar la Seguridad en todas nuestras fronteras y cerrar todos los loopholes (deficiencias) en la Ley de Inmigración que permiten que individuos como el terrorista de Times Square obtengan la ciudadanía norteamericana para después intentar una masacre de víctimas inocentes, el objetivo primordial del terrorismo.

Lamentablemente, ni Demócratas ni Republicanos cuando han estado en el poder han querido enfrentar con decisión esta tóxica necesidad de nuestra Seguridad Nacional y todos la han utilizado con propósitos electoralistas y populistas, mientras que nuestras fronteras cada vez son más porosas y nuestros enemigos encuentran todas nuestras debilidades para lograr infiltrarse entre nosotros.

De ahí que otra lección que debemos sacar del atentado Jihadista del Sábado pasado en Times Square es hacernos y a su vez hacerle a nuestros legisladores y al Gobierno Federal la siguiente pregunta:

¿Cuántos más como Faisal Shahzad están todavía entre nosotros esperando su oportunidad?

Nobama
Nueva York, 6 de mayo de 2010

5 comentarios:

Reflexiones de Chocolatico Pérez dijo...

La Ley de Inmigración debe corregirse, pero el problema no está ahí, es como botar el sofá porque la mujer fue sorprendida infragantti sobre él. El problema está en la política antiterrorista, en el trabajo de la CIA y el FBI, están en el limbo, no se está consciente del peligro que representa el Islam y pronto será muy tarde. Ya la Nación tiene un Presidente musulmán..., sálvese quien pueda!

Reflexiones de Chocolatico Pérez dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=I3_4-slpIz4&feature=player_embedded

Nobama das ist vom Pong, nur ein Beweiß wie fern ist das Obamateam von eine Idee über der Risiko oder die Gefahr die "terrosistiche islamismus" nicht wahr zu nehmen.

Schöne Grüße, Chocolatico Pérez.

Noch mehr: Heute habe ich eine Prüfung: Deutsch-Text für Zuwanderer, mündliche Prüfung, morgen schrieftliche. Palante cogno!

Nobama dijo...

El comentario de Chocolatico se refiere a un vídeo (ver link), en el que se trata del tratamiento que dan los musulmanes a las mujeres y de lo perdido que está el Obamateam a la hora de valorar el verdadero riesgo o peligro que representa el islamismo "terrorista".
Y luego explica que tiene una prueba escrita de alemán para inmigrantes y mañana otra oral.
Suerte amigo Chocolatico,
Nobama

C. FERNANDEZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isis dijo...

Magistral, como siempre, querido Nobama.
Saludos,