miércoles, 14 de octubre de 2009

Entre pillos anda el juego o El fraude del inexistente Proyecto de Ley de Reforma de Salud del Senado


Ayer, el Comité de Finanzas del Senado votó para aprobar un fraude colosal, quizás el mayor de la historia legislativa de los Estados Unidos... Una vergüenza que al otrora Patricio Cuerpo le costará trabajo lograr que los norteamericanos olviden.

El llamado Proyecto de Ley del Senador Max Baucus, el que todos sabemos es inexistente como tal, y por el que los demócratas de ese Comité y una solitaria republicana, sólo de nombre, han votado a favor y le han llamado “responsable”; es una receta para el desastre de las finanzas de la nación. Esos senadores sabían perfectamente que el informe de la CBO (Oficina Congresional para el Presupuesto) no sólo no reforzaba el criterio de que era neutral en el déficit, sino que exponía claramente todo lo contrario, que de “responsable”, sólo tenía el nombre.

Como quienes han seguido de cerca todo este proceso saben también, Baucus utilizó todas las tretas presupuestarias para obligar a la CBO a que le diera el material que necesitaba para poder anunciar a los cuatro vientos que su No proyecto de ley costaría “sólo” $829 mil millones (billones) en 10 años, con suficientes cortes en otros gastos y subidas de impuestos para evitar añadir su costo al déficit federal. Pero la CBO expuso la verdad que se ha mantenido oculta por los principales medios y los mismos senadores, al dar el inusual paso de calcular lo que el No proyecto de ley costaría en los segundos 10 años.

En la década siguiente a la de su puesta en vigor, la CBO proyecta que el costo se triplicará, alcanzando la astronómica cifra de $2.8 millones de millones (trillones). Los impuestos y multas que impondrá también se triplicarán a $1.8 millones de millones (trillones). Y sus cortes al Medicare y otros programas federales de salud relacionados se cuadriplicarán, alcanzando la cifra récord de $1.9 millones de millones (trillones), por lo que, siempre siguiendo el reporte de la CBO, en sus dos primera décadas de aplicación combinadas, la implantación del No proyecto de ley costará $3.6 millones de millones (trillones) y elevará los impuestos en $2.3 millones de millones (trillones). ¿Es esto locura, disparate o complicidad con el destino que nos quiere imponer el aspirante a dictador socialista de la Casa Blanca? ¿Quiénes serán los que más sufrirán de lograr sus propósitos Barack Hussein Obama y sus compinches? Sin dudas la clase media, la pequeña empresa y los trabajadores con los salarios más bajos y entre estos últimos, los de origen hispano que mayoritariamente se han dejado encantar por el sonido “hameliano” de los discursos y promesas de Obama. Algún día esos mismos hispanos, le reclamarán a sus paisanos de los medios, como el lamentable Jorge Ramos y la mayoría de los periodistas hispanos, el por qué no les dijeron la verdad.

Pero volvamos al pájaro de cuenta del Senado. El truco más elemental del Senador Baucus fue que los “primeros 10 años” de su No proyecto de ley incluyen varios años cuando en realidad todavía no ha sido implantado. Fue analizado por la CBO del año 2010 al 2019, a pesar de que no estaría completamente en vigor hasta el año 2015, cuando su costo habrá excedido el de esos primeros cinco años combinados.

Según se desprende de los datos proporcionados por el análisis de la CBO, el inexistente proyecto no costaría ni un centavo en 2010, pero en su primera década real (2011 al 2020), costará más de $1 millón de millones (trillón). Casualmente, las elecciones para el Congreso serían en noviembre de 2010 y los Demócratas querrán levantar esa bandera como un logro. Y luego se atreven a criticar al ex Gobernador de Illinois Blagojevich, cuando ellos son más pillos todavía.

Pero eso no es todo, la CBO calcula que para finales del 2030, el inexistente proyecto de Ley Baucus habrá rebajado el gasto de Medicare y otros programas de salud existentes en más de $2.6 millones de millones (trillones) y como se sabe ya los fideicomisarios del Fondo en Fideicomiso de Medicare para los Hospitales (Medicare Hospital Trust Fund), el cual financia la mayor parte de Medicare, han advertido que este se irá a la bancarrota en el 2017. El “brillante” juego de Baucus ha identificado cientos de miles de millones de ahorros posibles en Medicare, pero en su No proyecto de ley, estos se utilizan para financiar sus otros gastos y no para rescatar el Medicare Hospital Trust Fund. Hasta un Hombre de las Cavernas, como reza el popular anuncio de Geico, podría darse cuenta que para entonces los ancianos e inhabilitados físicos verían enorme, sino totalmente reducidas, debido al racionamiento, sus posibilidades de recibir atención médica especializada. Lo que le daría la razón a la “odiada” Sarah Palin cuando advirtió sobre los Paneles de la Muerte.

Los legisladores responsables de ambos partidos, que lamentablemente no son muchos, saben de sobra que es necesario encontrar la forma de ahorrar en Medicare para poderlo mantener a flote y que ese no es el sitio adecuado en el que robarse el dinero para gastarlo en otras partes. Pero, además, los supuestos ahorros de Baucus, resultan altamente sospechosos. Como señala la CBO, su inexistente ley rebajará los pagos de Medicare a los médicos en un 25% en el 2011 y los mantendrá en ese nivel de forma perpetua. Dicho de otra forma y a causa de la inflación, las rebajas de Baucus se harían permanentes para los médicos y otros profesionales de la salud. Si asumimos que la inflación se incrementa anualmente en un 3%, en el 2014, el ingreso real de los médicos por concepto de pagos de Medicare, sufrirá una rebaja de un tercio comparado con el 2010 y para el 2025, la rebaja sería de la mitad.

Y he aquí donde el agua le entra al coco. De aprobarse el No proyecto de ley de Baucus, los médicos se negarán cada vez más a recibir pacientes de Medicare en la misma medida en que sus honorarios desciendan, pero si al final la abominación que salga de las calenturientas mentes de la Troika de Washington no tiene en cuenta estas rebajas en Medicare, el plan de Baucus elevaría vertiginosamente el déficit federal. Sin esos ahorros en Medicare y programas relacionados, la CBO calcula que la ley resultante elevaría el déficit federal en $1.3 millones de millones (trillones) en los próximos 20 años y seguiría subiendo hasta convertirnos en un país del tercer mundo. Ese es nuestro brillante futuro. A eso se reducen los lemas electorales de Change We Can Believe In, Hope y Yes, We Can. El futuro de sumisión al gobierno central que este Presidente radical y extremista pretende imponernos en contra de la voluntad de la mayoría.

Ya las avanzadas del Comandante en Jefe han llegado al Capitolio encabezadas por el Reichsfüherer SS Rahm Emanuel, quien trae desplegada la nueva Bandera y que blandiendo el puño cerrado obligará a las ovejas descarriadas demócratas a entrar al redil del Gran y Amado Líder Barack Hussein Obama. De ahí la importancia que tiene que los Congresistas y Senadores de ambos partidos sepan que si se prestan para este descarado Golpe de Estado político, en noviembre del 2010 los haremos ir a aumentar las estadísticas de los desempleados.

Aaron Mayer
Washington, DC, 14 de octubre de 2009

1 comentario:

Lazaro Gonzalez dijo...

Medular analisis. Gracias.