lunes, 25 de enero de 2010

Una sonada victoria para la libertad de expresión y otra derrota para Barack Hussein Obama


La semana pasada, en medio de la conmoción provocada por la debacle Obámica en Massachusetts, pasó casi inadvertido un hecho de extrema importancia para nuestras libertades: En un histórico fallo de 5 a 4, la Corte Suprema declaró inconstitucional las peores disposiciones de censura de la Ley McCain-Feingold restaurando así una parte vital de la libertad de expresión en los Estados Unidos.

La Primera Enmienda de la Constitución no permite que el Gobierno silencie a sus críticos y la decisión del jueves pasado representa la reafirmación de las ideas de nuestros Padres Fundadores y de los cimientos en que se fundó nuestra nación. Pero con vistas a las elecciones de 2010, esta semana pasada, en lugar de aplaudir el fallo de la Corte Suprema, nuestro Gran Líder, Barack Hussein Obama, en el más estricto estilo de Fidel Castro y Hugo Chávez, responde lanzando una ominosa amenaza contra nuestro más alto tribunal. A los Gobernantes autoritarios les irrita sobremanera la independencia de juicio y la aplicación de la Ley Fundamental cuando esta no les favorece y de inmediato se lanzan a por ella.

El pasado jueves, la Corte Suprema hizo pública su decisión en el caso Ciudadanos Unidos vs. Comisión Federal Electoral (FEC), cuya esencia era el cuestionamiento de una parte fundamental de la Ley de Reforma de Campaña, más conocida como McCain-Feingold, que estipulaba como una felonía federal, sancionable con cinco años de prisión, el uso de fondos por parte de una corporación para criticar a un candidato a un cargo federal durante los 30 días previos a una elección primaria o 60 en una elección general en noviembre.

Como muchos recordarán, este grupo hizo un documental sobre Hillary Clinton durante la campaña de 2008 y la Comisión Federal Electoral no permitió su distribución y David Bossie, el presidente de Ciudadanos Unidos, decidió retar en cortes la legalidad de esa decisión.

El caso terminó en la Corte Suprema donde el ex Procurador General de los Estados Unidos, Theodore Olson, una leyenda viviente entre los abogados de la Corte Suprema, peleó el caso contra el Departamento de Justicia de Obama. Durante los argumentos, la Procuradora General, Elena Kagan, hizo planteamientos extraordinariamente arrogantes sobre el alcance de la censura que el gobierno puede ejercer sobre sus críticos, señalando la capacidad gubernamental para declarar ilegales libros, películas y otros métodos de información pública. Olson con la Constitución en la mano destruyó los argumentos del Gobierno y puso de manifiesto el terrible poder que otorga al Gobierno esa parte de la Ley McCain-Feingold, prohibiendo la libre expresión de los ciudadanos en períodos de elecciones.

En su fallo, la Corte Suprema, estuvo de acuerdo en que ese poder es inconstitucional. En la opinión mayoritaria, escrita por el Magistrado moderado Anthony Kennedy, se hizo constar que la Corte en décadas pasadas había respaldado regulaciones acerca de la libertad de expresión de las Corporaciones. Pero en su decisión del jueves derogó esas regulaciones por considerar sus razones “no convincentes e insuficientes” para justificar la censura gubernamental en el discurso político. Por el contrario, la Corte dejó constancia de que los ciudadanos comunes, con frecuencia deben juntar su dinero en una organización a la que apoyan, de manera que puedan utilizar esos fondos para llevar su mensaje acerca de los asuntos en debate y que consideran importantes, cuando se aproximan las elecciones. Y que lejos de silenciar al ciudadano común, esta opción permite a grupos, llámense Ciudadanos Unidos, Asociación Nacional del Rifle, o Consejo de Investigación de la Familia, ser el megáfono de esos ciudadanos comunes, al informar a los votantes acerca de lo qué está en juego.

La opinión de la Corte Suprema destacó que la teoría del gobierno de que puede censurar a una organización que hable al público, por el hecho simple de que esa organización sea una Corporación que tenga la posibilidad de acumular dinero, le permitiría al gobierno perseguir a los medios informativos. Así, el argumento gubernamental podría usarse para justificar la censura de prensa. Y cuando esto sucede, deja de existir la Primera Enmienda de nuestra Constitución y por ende la Libertad de Expresión.


¿Pero cuál ha sido la respuesta de Barack Hussein Obama al fallo de la Corte Suprema?

El mismo Gran Timonel en un Orweliano mensaje radial el sábado pasado nos lo hizo saber al decir que la Corte con este fallo “dio luz verde a una nueva estampida del dinero de los intereses especiales en nuestra democracia. Es una gran victoria para las grandes compañías petroleras, los bancos de Wall Street, compañías de seguro de salud, etc., etc...” .

La hipocresía mostrada aquí por Barack Hussein Obama, se coloca en uno de sus momentos más elevados y claros. Todos recordaremos que luego de comprometerse con McCain durante la campaña a que sólo utilizaría fondos públicos en la misma, Obama se retractó y comenzó a utilizar fondos privados acumulados en las primarias y otros de los que nunca se supo su procedencia, se calcula que cerca de 2 mil millones de dólares fueron utilizados por la campaña de Obama para llevarlo a la victoria.

Resulta también ultrajante y ofensivo en extremo, que en medio de las más sucias y groseras prácticas políticas que recuerde la historia de este país para lograr aprobar en el Senado el ObamaCare, que después de comprar senadores, hacer concesiones leoninas a los sindicatos que tendremos que pagar los ciudadanos con nuestros impuestos y los jugosos negocios y acuerdos con las compañías farmacéuticas que impedirán que podamos comprar medicinas a un costo menor, para lograr su apoyo a la monstruosidad que se cocinaba a puertas cerradas y en la oscuridad de la noche, que Obama tenga las agallas y el descaro de criticar a alguien porque responda a supuestas políticas de “intereses especiales”. Que este Presidente, quien apoyándose en una mayoría dócil y abyecta en el Senado y la Cámara ha puesto en práctica en Washington lo peor de la corrupta tradición política de Chicago, tenga la frescura de terminar su alocución radial a la nación de forma amenazante diciendo que irá al Congreso para elaborar una “vigorosa respuesta a esta decisión”.

Señor Presidente, usted olvida que esta es, como dice nuestro himno nacional, “¡la tierra del libre y el hogar del valiente!” (The land of the free and the home of the brave!)

Sin dudas, como comentaba en Nobama nuestra querida amiga Melekiop, “esta administracion esta en guerra contra la realidad” y se atreve después de la sonada derrota que sufrió en Massachusetts a amenazar a la Corte Suprema porque protege uno de nuestros derechos más sagrados. Está claro que como sucede a todos los dictadores con aspiraciones mesiánicas a Barack Hussein Obama le resulte intolerable que la Corte Suprema diga en su fallo: “Con frecuencia, los Gobiernos son hostiles a la libre expresión, pero bajo nuestras leyes y nuestras tradiciones resulta más extraño que ficción que nuestro Gobierno pretenda hacer de este discurso político un crimen”.

Con esta reacción de Obama y como hemos dicho aquí hasta el cansancio, se pone de manifiesto una vez más, que no es sólo de la atención a la salud de lo que el Gobierno de Barack Hussein Obama quiere apoderarse. No. Este falso demócrata quiere abolir nuestras libertades para poder imponernos esa ideología extraña para la que el libre debate y el flujo también sin restricción de las ideas es sencillamente un veneno de alta toxicidad al que no puede sobrevivir ningún régimen totalitario. Y eso lo saben muy bien el farsante de la Casa Blanca y sus secuaces de la extrema izquierda.

Nobama
Nueva York, 25 de enero de 2009

7 comentarios:

Reflexiones de Chocolatico Pérez dijo...

Discúlpenme la vulgaridad pero tengo que decirlo otra vez: Cognó! Gracias Nobama, como siempre, desenmascarado hasta en lo más mínimo, Gut gemacht!
Wir können glücklich sein dass endlich der Big Broder ist kein Zauber mehr, er war es nicht, aber jetzt ist klar für vielen geworden. Vielleicht morgen müßen wir eine schlechte Nachricht einstecken, aber heute, heute... wo ist die Flasche, bitte!

Anónimo dijo...

Querido Nobama, seria interesante discutir el porque es McCain uno de los promotores de esta ley. Es que el viejo esta chocho y no se da cuenta que de buenas intenciones esta empedrado el camino al infierno?

Reflexiones de Chocolatico Pérez dijo...

Dice BHO que no está interesado en la reelección, ahá, que prefiere un buen gobierno de 4 anios a uno malo de 8. Bueno debió decir de 3, porque este primer anio fue muy malo. Como va, se puede dar con un canto en el pecho si aguanta los 3 que le quedan en al gobierno, o si el pueblo Norteamericano lo aguanta a él, sería mejor decir.

Lazaro Gonzalez dijo...

De una u otra manera volvera a insistir en el tema del control de los medios, porque lo necesita para sus proyectos, tal como efectivamente lo logro fidel y lo esta logrando chavez.

Nobama dijo...

Saludos a todos y muchas gracias por visitarnos y por expresar sus opiniones. Resulta muy interesante lo que propone el opinante anónimo y su propuesta de discutir por qué McCain es uno de los promotores de esta Ley. Habría que explicar, de forma breve por supuesto, la esencia de la Ley y sus objetivos. La Ley data de 2002 y contó con amplio apoyo bipartidista en el Congreso. Su objetivo era evitar la utilización de lo que se llama como soft money (dinero blando) en las campañas que era inyectado por los intereses creados de diversas formas, por lo que ponía en desventaja a los retadores a los escaños de los titulares porque estos, al estar insertados en la mecánica política de Washington, tenían relaciones estrechas con esos intereses creados, a los que, a su vez, les convenía mantener a esos legisladores en sus puestos. También estaba entre sus propósitos limitar la capacidad de los candidatos pudientes a inyectar dinero propio de forma ilimitada en las campañas, porque ponía en desventaja a los menos pudientes. Ese es en esencia el espíritu de la Ley expuesto de forma muy sucinta.
¿Qué sucedió en realidad? Que el dinero, como siempre, encontró su camino para entrar en la lid y la más perjudicada fue la libertad de expresión y los Comités Ciudadanos de Acción Política que no podían recaudar dinero para exponer los defectos de los candidatos enfrentados a aquellos que ellos apoyaban y los millonarios por su parte, siguieron inyectando dinero propio en las campañas sin importarle que al hacerlo sus contrincantes quedaran exentos de las limitaciones que estipulaba la Ley. Además, tal y como hizo Obama en su campaña, de ahí su hipocresía ahora, las grandes cantidades de dinero que recibían la dividían en sus Comités Políticos y las hacían aparecer como donaciones individuales de campaña a través de Internet hechas por ciudadanos individuales. Esa es la realidad.
De manera que si el propósito de la Ley era loable para evitar la corrupción política de los intereses creados, era prácticamente inaplicable por la cantidad de loop holes (agujeros continuos) que permitían el paso del dinero. Finalmente, esta Ley y su coautoría de la llamada Ley de Reforma Inmigratoria (realmente amnistía) jugaron un papel fundamental en la derrota de McCain, porque el electorado conservador nunca confió en él y ni la inclusión de Sarah Palin en el ticket pudo cambiar ese resultado.
De todas formas les invitamos a seguir el debate sugerido por el opinante anónimo, ya que podría resultar tremendamente interesante e instructivo.
Perdonen la extensión y saludos a todos y gracias otra vez.
Nobama

P.S. Amigo Chocolatico esperamos que no haya exprimido la botella y esté sufriendo ahora de resaca.

Reflexiones de Chocolatico Pérez dijo...

Estimado Nobama, no llegé a destapar la botella, sólo quise decir que me sentía muy contento de esa victoria de la Libertad de Expresión, que es la victoria del pueblo Norteamericano, quizas estemos presenciando la debacle total de Obama, ya que es precisamente ésta el peor enemigo de los Dictadores. Que mejor ocasión para descorcharla!

Anónimo dijo...

Gracias Nobama por prestarle atencion y responder mi pregunta. Nunca comento, pero leo cada uno de los posts y comentarios en este este blog.

Saludos desde Mississippi.