miércoles, 23 de septiembre de 2009

Kerenskismo obamista-lulista y Honduras:
"eje de la moderación" al servicio del "eje del mal"

El ex preso político cubano, escritor y diplomático, Armando Valladares, nos envía este interesante artículo con la solicitud de darle la mayor divulgación posible. Nobama se honra con publicar este artículo del embajador Valladares.

Nobama
Nueva York, 23 de septiembre de 2009



Kerenskismo obamista-lulista y Honduras:
"eje de la moderación" al servicio del "eje del mal"


El Palacio de Itamaraty, la cancillería brasileña -otrora reconocida por su habilidad, tacto e inteligencia- contribuyendo a crear un inédito "gobierno paralelo" prochavista en su embajada en Tegucigalpa, empujó al "moderado" presidente Lula al ojo de un imprevisible huracán, lo cual, ante Dios y ante la Historia, lo hace responsable directo por lo que pueda acontecer en Honduras


Por Armando Valladares, 23 de septiembre de 2009, 09:35h

El Palacio de Itamaraty, la cancillería del "moderado" presidente del Brasil, Sr. Lula da Silva, al autorizar el ingreso a su embajada en Tegucigalpa del depuesto presidente prochavista Zelaya como "huesped", y no como "asilado", se involucró en los asuntos internos de Honduras de la manera más brutal y menos diplomática posible. Contribuyó de esa manera a crear en Honduras un inédito "gobierno paralelo" prochavista, bajo el amparo de la extraterritorialidad.

Tal como advierten analistas brasileños, la diplomacia de Itamaraty -otrora reconocida por su habilidad, tacto e inteligencia- acaba de empujar a Lula, tal vez inadvertidamente, al ojo de un imprevisible huracán que puede afectar el perfil de "moderación", "conciliación", "diálogo" y "espíritu democrático" que ha estado cultivando en los últimos años. Y, sobre todo, lo hace responsable directo, ante Dios y ante la Historia, por lo que pueda acontecer en Honduras.

De hecho, interviniendo de esa manera en los asuntos internos de Honduras, la diplomacia de Itamaraty pasa a asumir la culpa directa por las consecuencias de la decisión de usar su embajada para hospedar al presidente depuesto y crear un "gobierno paralelo"; responsable, inclusive, por hechos de violencia y hasta de sangre que puedan ocurrir.

El depuesto presidente Zelaya se ha dedicado a usar el recinto diplomático para arengar a sus seguidores, contribuyendo a crear en el país una situación explosiva. El propio presidente brasileño, tal vez percibiendo de qué manera ha sido colocado en el ojo de un huracán por su cancillería, desde Nueva York, donde asistió a la inauguración de la Asamblea General de la ONU, pidió a Zelaya que moderase su lenguaje. Y también exigió el respeto de la extraterritorialidad de su sede diplomática en Honduras, en el mismo momento en que Itamaraty está violando elementales normas internacionales en ese país.

Con mayor énfasis aún que el colocado para insistir sobre el levantamiento del "embargo" al régimen comunista de Cuba, la cancillería brasileña monta un históricamente inédito "embargo" contra el pueblo hondureño, simplemente porque éste no desea caer en el abismo chavista. En momentos en que escribo estas líneas, el presidente Lula ha propuesto una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, para analizar una delicada situacion que su propia diplomacia, tan poco diplomáticamente, ha contribuido decisivamente a crear. Solamente falta que la actual embajadora del Brasil en la ONU pida una intervención militar en Honduras.

Tal como advirtió desde las páginas del influyente O Estado de S. Paulo el analista político brasileño Roberto Lameirinhas, el retorno de Zelaya, rodeado de un "show mediático", en realidad va a "ampliar la fractura social hondureña"; y los que apostaron en la vuelta del depuesto presidente "parecen apostar en una popularidad que en realidad no tiene", así como en una supuesta "disposición revolucionaria" de la población hondureña que tampoco existe.

Sin duda, la cuenta de pérdidas humanas, sociales y económicas la está pagando el pueblo hondureño, sujeto a una incomprensión internacional tal vez inédita en la Historia. Pero la cuenta política, ante Dios y ante la Historia, en el caso de que Honduras sea brutalmente arrastrada al abismo chavista, será el propio gobierno brasileño, su actual presidente y su diplomacia los que tendrán que pagarla en buena medida.

Si hoy, en América del Norte, el kerenskismo favorecedor de las izquierdas está representado por el presidente Obama, tal como mostré en reciente artículo publicado en El Heraldo, de Honduras, en América del Sur, el kerenskismo tal vez esté encarnado prototípicamente en el presidente Lula, del Brasil, a quien Obama, durante la Cumbre de las Américas, calificó como su "campeón".

Si Cuba comunista sobrevive hasta hoy, en buena medida ello se debe, tal vez más aún que al apoyo de Chávez, al colosal sustento político, diplomático y económico del kerenskismo lulista.

Si Chávez llegó hasta donde ha llegado, es porque en buena medida el kerenskismo lulista, siempre alegando moderación, espíritu de diálogo y necesidad de contemporización, le dio su anuencia y lo apoyó públicamente en los momentos de más dificultad interna, contribuyendo a desmoralizar a la oposición venezolana.

Si los gobiernos populistas-indigenistas de Bolivia y Ecuador están efectuando las tropelías actuales, contribuyendo a la autodemolición social, política y moral de ambos países, ello también se debe al kerenskismo lulista que les ha proporcionado un respaldo decisivo, en materia política y económica.

Si las presiones internacionales contra Honduras han llegado al punto al que llegaron, ello se debe a las articulaciones del neoimperialismo kerenskiano lulista, que por detrás de las bambalinas, y hasta por delante de ellas, sin el menor pudor, se ha dedicado a a presionar al gobierno estadounidense para asfixiar a esa pequeña gran nación que los partidarios de la libertad en el mundo entero califican justamente como un pequeño gran David del siglo XXI.

El "moderado" presidente brasileño integra junto con el presidente Obama un "eje de la moderación" que objetivamente, e independientemente de las intenciones de sus protagonistas, está al servicio del "eje del mal" chavista y permite, con su espíritu concesivo, que el "eje del mal" avance.

Hace casi 7 años, el 8 de octubre de 2002, en el conocido programa televisivo del periodista Boris Casoy, el entonces candidato presidencial Lula da Silva me llamó de "embustero de Miami" (en portugués, "picareta") porque yo había contribuido a denunciar en una serie de artículos, de una manera documentada e invariablemente respetuosa, el vergonzoso apoyo de Lula a Cuba comunista y su política en favor del "eje del mal" latinoamericano. En la ocasión, a falta de argumentos, Lula respondió con un exabrupto.

La política externa de Itamaraty, durante los dos períodos del presidente Lula al frente del gobierno del Brasil, fue confirmando esas aprensiones. Hoy, con la precipitación de la aventura hondureña, la diplomacia brasileña no ha hecho sino confirmar esas aprensiones.

Es la hora de proclamar las verdades que duelen a los Goliats contemporáneos, en alta voz, claramente, argumentando y dando pruebas irrefutables, todo ello hecho de una manera invariablemente educada y respetuosa. He usado palabras sin lugar a dudas fuertes, pero pienso que ellas son proporcionadas a la gravedad de la situación, y han sido invariablemente respetuosas.

En recientes declaraciones al Washington Post, el embajador Jeffrey Davidow, alto asesor del presidente Obama, reconoció que en la América Latina de hoy un peligro mayor que el militarismo es el populismo de tipo chavista. El embajador Davidoff dijo una media verdad. De hecho, bajo varios puntos de vista, el mayor peligro es el "kerenskismo", que prepara el camino para el populismo, el indigenismo y otros "ismos" posmodernos que están tomando el lugar del comunismo clásico.

La heroica resistencia del pueblo hondureño negándose a ponerse el "uniforme" zelayista-chavista, a pesar de las brutales presiones de dirigentes internacionales, me recuerda la epopeya de un puñado de presos políticos cubanos que, pese a brutales golpizas y torturas, se negó durante años a vestirse con el "uniforme" de presos comunes. El tirano Castro no pudo doblegarlos, y pasaron a la Historia como los "presos plantados".

Que la Divina Providencia proteja a Honduras "plantada", que se niega a ponerse el "uniforme" chavista y le continúe dando fuerzas e inspiración para resistir, de la misma manera como David resistió y se defendió contra Goliat.

Armando Valladares, ex preso político cubano "plantado", fue embajador de Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, durante las administraciones Reagan y Bush. Acaba de recibir en Roma un importante premio de periodismo por sus artículos en favor de la libertad en Cuba y en el mundo entero.
E-mail: armandovalladares2006@yahoo.es
Agencia Destaque Internacional, Internet, 23 de septiembre de 2009.

2 comentarios:

Lazaro Gonzalez dijo...

Los terroristas no solo ponen bombas; los castristas de estos tiempos disfrazados de populistas emplean todas las armas disponibles sin atenerse a la etica, las leyes o las convenciones. Si tienen que secuestrar secuestran, si tienen que traficar drogas trafican drogas, si tienen que emplear la inmunidad diplomatica para introducir un bandolero, lo hacen. No tienen limites y ojo que un bandolero mayor es el jefe de la campana de un candidato presidencial en Chile.

Lazaro Gonzalez dijo...

Por cierto yo conoci a un repugnante individuo que se vanagloriaba publicamente de haber sido carcelero de Valladares.